Romántico 'sí quiero' de Manuel Díaz 'El Cordobés' y Virginia

Tal y como estaba previsto. Con esas gotas románticas que impregnan todo lo que la mirada bondadosa de El Cordobés atraviesa. María Virginia Candia Troconis, su novia en los últimos dos años, se convertía en su mujer, tras una ceremonia civil familiar, celebrada en el hotel Intercontinental de Valencia (Venezuela).

El 'sí quiero' en la madrugada española
Acudieron unos ciento ochenta invitados. Oficiaba la sencilla ceremonia el alcalde de la localidad natal de Virgina, don Francisco Cabrera, en el papel de juez de paz. Virginia apareció bellísima, radiante, con un escotado vestido y una sonrisa perenne. El traje de novia había sido diseñado por un modisto venezolano, de nombre Alejandro Fajardo, y la espectacular tiara era obra de George Wittles. El vestido se realizó a mano con bordados de cristales. La novia no se desprendió en ningún momento de un ramo de flores de Belén, muy propias de la región. Los padres de Virginia, don Luis Gerardo Candia y Virginia Troconis, actuaron como padrino y madrina, en una ceremonia "estrictamente familiar", como se esforzaron por recordar una y otra vez los contrayentes. Los novios se dieron el "sí quiero" pasadas las ocho de la noche venezolanas (es decir, más allá de la una de la madrugada española).
El momento más emotivo fue el intercambio de anillos, en el que se oyó a Manuel Díaz, El Cordobés decirle a su esposa: "Espero que ésta sea la mejor faena de mi vida y que consigamos juntos todos nuestros sueños".

El Cordobés no estaba solo
De los ciento ochenta invitados al enlace, unos cuarenta habían llegado de España. Entre ellos, no podía faltar la madre de El Cordobés, doña María José Díaz y los hermanos de éste, Damián y José María.

Más sobre: