Exclusiva: Blanca Romero: 'Cayetano y yo hemos roto. La decisión la he tomado yo'

Lo de ser torero...
—¿Lo de los toros fue algo clave en ese deterioro, en esa situación que se convirtió en insostenible?
—Hombre, fue parte del remate ya.
—Pero te había dicho algo antes de casaros, ¿no? —De solteros me dijo que quería torear un festival, pero que quería ser torero, no, eso no me lo dijo. Me habló de un festival porque se lo había dicho, en su momento, a su abuelo. Yo le decía que no lo hiciera. Pero se empeñó, lo hizo … y allí estuve con él, apoyándole. Lo pasé fatal en la plaza, pero allí estuve. Y ahora, si sigue adelante en su idea y decide torear …,le deseo todos los triunfos del mundo, y que le vaya muy bien. Pero yo prefiero quitarme del medio, aunque sé que voy a sufrir lo mismo porque el cariño sigue ahí y siempre sufriré si sé que está toreando. Lo que sí digo es que, sea lo que sea, prefiero que el papel de esposa de torero lo ocupe otra. Yo no me siento capacitada para eso.
—Y si dijera ,de pronto: ‘Olvido los toros … y volvemos’, ¿qué le dirías?
—Ya no hay marcha atrás. Cuando el amor se deteriora y se rompe … se va todo y no vuelve jamás. Cuando se mata esa magia, ya no hay más. Es imposible reconstruirla. No sé si alguien lo podría conseguir, pero yo no.
—¿Tú lo intentaste recomponer en los momentos en que estabais en crisis?
—Sí, muchas. Y lo haces porque no quieres creerlo, no quieres creer que no, que no funcionas, y te engañas.
—Alguna vez dijiste que habíais estado a punto de tirar la toalla.
—Lo dije, estuve a punto de tirarla varias veces y ahora la tiré del todo: ya no hay toalla. No hay toalla … ni dudas..Porque lo peor son las dudas, el marearte la cabeza pensando «hago bien, no hago bien »,«me equivocaré »,«tendrá razón, no tendrá razón »,«estaré siendo demasiado impulsiva »,«seré demasiado exigente »,«seré coherente con la decisión que estoy tomando y con las causas que me llevan a esto »,estaré exagerando »… Hay mil preguntas y mil dudas ahí, es horrible. Lo que más cuesta es tomar la decisión. Pero, una vez tomada, me quité un problema de la cabeza. Y ahora ya eso se fue y ya tengo espacio en la cabeza por lo menos para estar tranquila. Es una preocupación menos.
’Mi suegra sabe que es mentira
—Volviendo a los toros …, no ha faltado quien ha dicho que eres tú la que le animaba a hacerse torero.
—Pues mira, si yo quisiese que fuera torero, seguiría con él porque Cayetano sigue con la idea. Pero no, preferí quitarme de en medio. Se ha dicho, pero el que lo ha dicho … —Lo ha dicho tu suegra, Carmen Ordóñez.
—Ella sabe perfectamente que es mentira. Lo que sucede es que lo dijo en un momento de tensión que no le tengo en cuenta para nada, porque es la madre y la veo con todo el derecho. A mi familia política siempre la ha respetado, nunca he dicho una palabra mala de ellos y todos los detalles buenos … o feos —porque a mí nunca se me quiso — no los tengo en cuenta y los perdono.. Y lo único que merecen es respeto por mi parte, no tengo nada malo que decir de ellos.
—¿Crees que puede haber gente que se alegre … de que hayáis roto?
—Sí, mucha. Y sé quién además. Pero mira, alegría doble porque si encima con esto hago feliz a alguien …,de eso se trata, de ser todos un poco más felices. Yo no tengo ningún rencor. Incluso entiendo la situación y la postura de algunos, entiendo que haya quien se alegre … No me preocupa nada de eso. Lo único que intento ahora es preocuparme un poco de mí, centrarme en mi hija y en mi vida, en la forma de enfocarla a partir de ahora. El resto no tiene que importarme.

Más sobre: