Isabel Preysler celebró con su hija Chábeli el segundo cumpleaños de Alejandro

—¿Qué piensas que ha aportado Christian, tu yerno, a tu hija?
—Yo les veo muy felices y muy volcados con su hijo. Su marido le ayuda y apoya muchísimo. Yo diría que en todo.
—¿En qué crees que se debe basar la educación de un hijo?
—Creo que lo que más necesitan en esta primera etapa de su vida es cariño, atención y que sus padres y las demás personas que les rodean les ayuden a desarrollar su autoestima. La verdad es que tenemos mucha suerte con Alejandro. Con él todo se vuelve muy fácil, porque tiene un carácter muy alegre y es cariñosísimo. —¿Cuál de tus otros hijos mayores piensas que pudiera ser el siguiente en casarse?
—El orden lógico por edad sería Julio en primer lugar, Enrique después y luego Tamara, aunque la verdad es que pueden perfectamente no respetar ese orden y darme una sorpresa. A mí, como a cualquier madre, me encantaría ver a todos mis hijos casados y saber que son muy felices en sus matrimonios, aunque en el caso de Ana, la verdad es que estoy encantada de que todavía sea una niña y me permita disfrutar de una etapa tan enternecedora.
—¿Cómo te ves en el futuro, Isabel?
—Espero que al tener cinco hijos viva rodeada de muchos nietos. Mi ilusión es envejecer junto a Miguel en una casa con muchos nietos alrededor. ¡Bueno, pero tampoco es necesario que sean cinco nietos por hijo! (comenta Isabel riéndose).
—La tenacidad y la constancia son muy importantes...
—Son dos cualidades muy importantes cuando tienen un propósito bien definido.
—Chábeli, ¿cuál ha sido la gran lección de la maternidad?
—Siento que la maternidad me ha hecho experimentar un amor incondicional, que es muy difícil de explicar con palabras. Es un sentimiento que se desarrolla día a día y que creo que sólo siendo madre puedes llegar a comprenderlo.
—¿La gran lección que has aprendido de tu madre?
—Creo que mi madre me ha enseñado a ser valiente, a tomar las decisiones sin dejar que otros decidan por mí. Es una mujer independiente y también familiar. Creo que eso es en lo que más nos parecemos.
—¿La mejor enseñanza de tu marido?
—Christian me ha demostrado que existe el apoyo incondicional, que ante los momentos difíciles, es una persona muy solidaria. Pienso que es una cualidad muy importante en la persona con la que compartes tu vida.

Más sobre

Regístrate para comentar