Los Aznar disfrutan juntos de unas vacaciones en la nieve

Distendidos, relajados y con muchas ganas de descansar y disfrutar de la madre naturaleza. Así se vio a la familia Aznar en la estación de Vaquèira-Beret. Llegaron al Valle de Arán el viernes por la noche. Sin embargo, el sábado de mañana, bien temprano, el Presidente del Gobierno se aproximó a las pistas para practicar esquí de fondo. Una especialidad que le llevó a recorrer veintiún kilómetros. Exactamente, tres vueltas a una pista de siete kilómetros. Pero antes de calzarse los esquíes tuvo la oportunidad de saludar a los profesores de las instalaciones y, sobre todo, compartir un rato con el alcalde de Naut Arán, Víctor León, quien pidió a José María Aznar que asistiera el próximo año a la Marcha Benet, una competición popular de esquí de fondo. Sin embargo, el Presidente del Gobierno afirmó que le sería imposible debido a que se encontraría "en plena campaña electoral".

Una reunión familiar
El Presidente llegó a las montañas leridanas acompañado por su mujer, la concejala de Empleo y Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella. Ella decidió practicar el esquí alpino, frente a la elección de su marido por el esquí de fondo. También estaban en la estación de esquí su hija, Ana Aznar, y su marido, Alejandro Agag.
El 2004: un año para la maternidad
A Ana Aznar apenas se la vio por las pistas. Y no es de extrañar. La joven, como anunció oficialmente su padre a finales de octubre, está embarazada. Aunque su estado de salud es muy bueno, no es recomendable la práctica del esquí cuando espera un hijo para el próximo verano. No obstante, ella y su marido quisieron disfrutar unos días al lado de José María Aznar y Ana Botella quienes, seguro, que tratan de vivir estos días lo más relajados posibles en vista de la completa agenda que les espera en su retorno a Madrid.

Más sobre: