De ella dicen que su único mérito ha consistido en acudir (y hacerse notar) en toda fiesta que se precie desde que tenía dieciséis años. Así fue como Paris Hilton, 22 años, consiguió la fama, las portadas en revistas de moda, cine y música. Su vestuario y su comportamiento nunca dejaban indiferentes y sus amigos dicen de ella que Paris es única, que en cuanto entra en una habitación, la ilumina. Sin embargo, la aparente despreocupación con la que la joven vivía cambió cuando en internet comenzó a difundirse un vídeo erótico con su ex novio Rick Salomon, grabado hace tres años.

Sucedía el pasado mes de noviembre y Paris dejó de asistir a fiestas, canceló las entrevistas que tenía concertadas y cambió drásticamente su vestuario. Las minifaldas que dejaban ver su ropa interior, los escotes de vértigo y los tacones altos, dieron paso a trajes pantalón más formales y vestidos de noche por debajo de la rodilla. Todo respondiendo a la propuesta del relaciones públicas Dan Klores que sus padres, Rick y Kathy Hilton, habían contratado para ayudarla en tan desagradable incidente.

Coincidió, además, que en pleno revuelo por la difusión del citado vídeo en internet, se estrenaba el primer programa de Paris en televisión. Un reality show llamado The simple life cuyo interés se centra en ver a Paris y su amiga Nicole (hija del cantante Lionel Richie) convertidas en granjeras y compartiendo su vida con una familia de agricultores. El morbo por comprobar como las dos ricas herederas criadas en Beverly Hills y Nueva York se desenvolvían en la granja y, sobretodo, ver a Paris. Tanta es la audiencia conseguida que la semana pasada superaron en espectadores a la entrevista exclusiva concedida por George Bush tras la detención de Sadam Hussein a la cadena de televisón ABC.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más