Pepe, 'el Marismeño', nos presenta a María José, su novia

Cosas bonitas le están sucediendo a Pepe «El Marismeño» desde que hace diez meses decidiera ingresar en un centro para superar su adicción a la cocaína y salir así del infierno en el que se encontraba sumido, como en su día contábamos. Cosas como esa vuelta a casa tras largo tiempo sin ir, aunque haya sido un viaje de ida y vuelta, para ver a su familia, que siempre ha estado ahí esperándole y apoyándole, pese al daño que involuntariamente haya podido causarles. Pepe pudo disfrutar de una comida con sus hermanos; supo ya percibir el olor familiar anteriormente camuflado, embriagarse solamente con el aroma de la marisma. El sabor a sal. Mucho tiene que ver con su recuperación todo este tiempo en el centro Mare Nostrum, de La Garriga (Cataluña), pero también el apoyo constante de su novia, María José, bailaora de profesión, que en su día dejó todo para volver al lado de su novio y ayudarle a salir del pozo en el que se había sumido.

Ya cuenta los días que le quedan para volver a los escenarios en solitario. Una Navidad distinta le espera. María José y él. Los dos solos. Así debe de ser, según los doctores. Pero no les importa. Ya habrá fiestas. La lucha ha sido dura y la recompensa extraordinaria. Pepe proclama que hoy es un hombre nuevo lejos de la droga. Y lo quiere pregonar a los cuatro vientos.

«Lo peor ya pasó»
—Bueno Pepe, ¿en qué punto estamos de tu proceso de rehabilitación?
—Estoy muy contento, de verdad. Me encuentro bastante bien, y lo peor ya se pasó. Me refiero a la fase inicial del tratamiento. Los primeros meses son duros, pero ahora es realmente cuando empiezas a darte cuenta de que estás vivo. Ya llevo aquí diez meses.

—Luego puede decirse que todo está olvidado.
—La experiencia siempre queda ahí, en el sentido de que me sirve de estímulo para seguir adelante, recordar lo mal que lo pasé cuando estuve metido en la droga. Ahora tengo ilusión, creatividad … He recuperado muchas cosas que había perdido.

—¿Cuánto tiene que ver en tu recuperación la mujer que ahora está a tu lado?
—Muchísimo. Aunque en el centro te dicen que tienes que recuperarte por ti mismo, porque hay quien por la droga ha llegado a perder a toda su familia; yo, sin embargo, puedo decirte que María José ha sido importantísima a la hora de entender esta enfermedad, que no es fácil. Ella me ha apoyado en todo momento, pese a mil problemas. Abandonar todo por ti … no sé,,.muchas cosas.

Más sobre: