Luis Alfonso de Borbón se casa con una joven venezolana

Según hemos podido saber, la boda podría celebrarse a finales de 2004, y el lugar sería la localidad norteamericana de Palm Beach (Florida), donde el padre de la novia posee un rancho que cuenta con capilla. Una vez contraído matrimonio, pareja se establecerá en Madrid, donde Luis Alfonso de Borbón, que estudió Ciencias Empresariales e hizo un máster en Finanzas, desarrolla su profesión como asesor financiero de la Banca Nacional de París, especializado como gestor de patrimonios.

Luis Alfonso, que es muy celoso de su intimidad y una persona que ama ante todo discreción, cuando hace un tiempo le preguntaban acerca del matrimonio, decía: ‘El único motivo por el que uno debe casarse es por amor. Ese es el único sentimiento que puede llevar a buen puerto la formación de una familia. Yo lo que tengo claro es que quiero casarme con una mujer que me quiera y con la que me compenetre’. En otro momento, y haciendo referencia al legado histórico que le transmitió su padre, como heredero de los derechos dinásticos de Francia, afirmaba:’Espero que mi futura esposa sea una mujer que me ame por el hombre que soy, pero que respete también mis obligaciones y me ayude a asumir mis responsabilidades’.

Habla su abuela materna, la Duquesa de Franco
El pasado viernes, la duquesa de Franco, abuela materna de Luis Alfonso, respondía a nuestras preguntas cuando se encontraba adquiriendo algunos objetos en el Rastrillo de Madrid. Al felicitarla por el noviazgo de su nieto, y preguntarle qué le parecía, nos dijo:
—Estamos muy contentos, y ellos están muy ilusionados. A mí me dará pena que mi nieto se case, porque es el que vive conmigo, pero es la vida.
—¿Cómo es la futura esposa de Luis Alfonso?
—La conozco muy poco, porque vive fuera, y por eso no la conozco mucho, pero es una chica muy mona y agradable. Lo importante, sobre todo, es que le gusta a él.
—¿Es cierto que va a venir estos días la familia de la novia?
—No creo, porque han estado aquí recientemente en unas cacerías, ya que su padre es muy aficionado a la caza.
—¿Sabe cuándo va a ser la boda?
—No, tampoco. Creo que hasta después de Navidad no se va a hablar de fechas en concreto. Yo creo que no lo saben ni ellos.

Más sobre: