Despedida triunfal de José Ortega Cano de los ruedos

Adiós para siempre. José Ortega Cano ha puesto fin a su carrera como figura del toreo. El diestro de Cartagena se despidió definitivamente de los ruedos en una tarde gloriosa, en la que cortó tres orejas, en el Palacio de Vistalegre de Madrid, el mismo lugar donde treinta años antes debutó con picadores.

Ante numerosos compañeros de profesión, amigos, personalidades del mundo de la política, del espectáculo, el torero demostró su arte y pundonor en la lidia de seis toros de diferentes ganaderías en una corrida benéfica, cuyos fondos han sido destinados a la lucha contra el Alzheimer. En los tendidos destacó la presencia de reconocidas figuras del toreo como Angel Luis Bienvenida, Dámaso González, Roberto Domínguez, Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, Julio Aparicio y Eugenio de Mora, que quisieron acompañar a Ortega en este día tan especial.

'Gracias a todos'
Tras la corrida, el diestro, emocionado pero feliz, quiso mostrar su agradecimiento: "Quiero agradecer a toda España, a todos los que han colaborado, a todo el público, lo que ha supuesto esta tarde para mí. Gracias a todos". De este modo, Ortega Cano pone fin a veintinueve años de trayectoria como matador de toros, desde aquel 12 de octubre de 1974 cuando tomó la alternativa en Zaragoza, hasta octubre de 1998, que se retiró por primera vez de los ruedos.

Sus comienzos no fueron sencillos, con pocos triunfos y un buen número de cornadas, como la que recibió el 28 de mayo de 1979 en Las Ventas por un toro de Victorino. Siempre luchó por estar entre los primeros puestos del escalafón y lo consiguió. La tarde del 22 de mayo de 1986 cortó dos orejas a un toro de Baltasar Ibán en la plaza de toros de Las Ventas. A partir de ahí comenzó su carrera hacía el éxito, numerosos triunfos que le han hecho, le hacen y le harán escribir su nombre con letras de oro en la historia de la tauromaquia. En 1998 decide retirarse. Sin embargo, su entrega su pasión y su arte hicieron que regresará en el año 2001 hasta hoy, que se ha despedido saliendo por la Puerta Grande del coso de Vistalegre. A hombros se ha ido un torero de raza. ¡Enhorabuena, maestro!

Más sobre

Regístrate para comentar