Alexandra, ex mujer de Roberto Carlos, habla por primera vez de su separación

Es la primera vez que Alexandra Pinheiro abre las puertas de su casa en las afueras de Madrid para dejarse retratar en compañía de sus tres hijos - Roberta, de diez años, Giovanna, de siete, y Roberto Carlos, al que todos llaman Junior, de tres- en la intimidad de su hogar. Hasta hace unos meses, esta era también la casa de Roberto Carlos, el popular y admirado futbolista del Real Madrid, pero tras la separación del matrimonio, él se mudo a una residencia cercana mientras Alexandra y los niños continúan en la casa familiar.

En las paredes del salón principal todavía cuelgan grandes retratos de la familia al completo, en uno está Alexandra y Roberto Carlos con el pequeño Junior el día del bautizo del niño y frente a esta fotografía otra de la pareja con sus dos hijas tomada en una no muy lejana época de felicidad. Alexandra nos recibe mientras juega con el pequeño de la casa y atiende a las dos niñas. Nos dice que no le fue difícil encontrar esta vivienda en la que habitan desde hace cuatro años y que cuando la decoró, sin la ayuda de ningún profesional y siguiendo únicamente su propio criterio, sólo buscaba aprovechar la gran luminosidad que tiene y que respondiera a las necesidades de su familia.

"Las casas que tengo, tanto esta como la de Brasil, siempre las decoro yo, nunca me ha gustado que se encargara otra persona, no por nada sino porqué a mi me gusta que tenga que ver conmigo. Y pensando siempre en mi familia, en el bienestar de los míos", nos comenta Alexandra.

‘Aquí los niños están cerca de su papá
- ¿No pensaste en mudarte tras vuestra separación?
- No, nunca. Roberto y yo hablamos mucho y así los niños están también cerca de él. Nunca me planteé vivir en otro sitio, así están cerca de su papá también. A mí me gusta vivir aquí. En esta casa y en las afueras de Madrid. Prefiero vivir fuera por la tranquilidad y aquí está el colegio de los niños y yo no estoy lejos del centro.
- ¿Tampoco pensaste en volver a Brasil?
- Me he acostumbrado a vivir aquí, en España, y es lo que me gusta, disfruto este país. Brasil ahora tiene un poco de peligro y necesito guardaespaldas para salir. Yo disfruto más aquí porque la tranquilidad de mis hijos es mucho mayor. A vivir allí por ahora no voy volver, quizá cuando los niños sean mayores y hayan acabado los estudios sí, pero ahora no. Además, yo voy tres o más veces al año. Desde junio hasta que los niños empiezan el colegio estoy en Sao Paulo, en Navidad paso más de veinte días y, por ejemplo, dentro de unos días tengo que ir a Brasil. Mi familia también viene continuamente. Mi madre pasa mucho tiempo aquí, por mí y por los niños.

Más sobre: