Cristina Tárrega y 'Mami' Quevedo están esperando su primer hijo

Hace cuatro años, Cristina Tárrega y José María «Mami » Quevedo nos sorprendían con la noticia de su noviazgo, que pocos meses después se convertía en boda. En estos cuatro años Cristina y Mami han construido una sólida historia de amor, que ahora cristaliza y se refuerza aún más con el hijo que están esperando para la próxima primavera.

—Cristina,¿es cierto que Mami y tú estáis esperando un hijo?
—Totalmente cierto. Estoy embarazada y creo que estoy viviendo los mejores momentos de mi vida. Es un hijo muy esperado. Mami y yo teníamos el convencimiento de que era hora de ser padres, y ahora por fin nuestro deseo se ha hecho realidad.
—¿De cuánto tiempo estás?
—De seis semanas. Está previsto que el niño,o niña, nazca a principios del próximo mes de mayo.
—Hace cuatro años sorprendiste a nuestros lectores con la noticia de tu boda... ¿Qué balance haces de este tiempo?
—El pasado ha sido el quinto verano juntos el próximo veintiséis de diciembre haremos cuatro años de casados. El único balance que puedo hacer es enormemente positivo; es más, me veo tan bien y tan a gusto que muchas veces pienso que debería haberme casado con Mami cuando tenía quince años.

Lo raro es que un futbolista
—¿Cómo es Mami?
—Lo descubro cada día un poco más. Es mi perfecto complemento, ya que tenemos caracteres muy parecidos; por ejemplo, sus demostraciones de cariño son más bien privadas y yo lo prefiero, sobre todo porque luego, delante de la gente, es un señor. Es una persona tremendamente consecuente, muy inteligente y sabe estar en cualquier circunstancia en cualquier momento. Es un hombre que da la talla a todos los niveles. Mami nunca tiene que pedir perdón porque no le he pillado en ningún error, ni conmigo ni profesionalmente ni nada. Por otra parte, lo más bonito de Mami es que convierte lo difícil en fácil, y ahí me ha ganado. Cuando sabe que estoy preocupada, me dice:«Mañana saldrá el sol por el mismo lado »,y eso, para mí, es algo maravilloso.
—¿Es el hombre perfecto?
—No sé si es el hombre perfecto pero, desde luego, es mi hombre ideal.
—¿Cuál es la primera imagen que recuerdas de él?
—La amistad. Sus ojos eran de amigo, te ofrecían la amistad sin pedir nada a cambio, ni material, ni profesional...Era amistad pura, era dar sin recibir.
—¿Crees que era el hombre ideal que estaba reservado para ti?
—Yo creo que sí, y es más, creo que ha sido evidente. Lo raro es que un futbolista tan guapo aguantase hasta los treinta años sin pasar por la vicaría.
- ¿Cómo habéis ido creciendo en la relación?
—Nosotros somos bastante «siameses ».Creo que ahora mismo no podríamos soportar dividirnos. Somos bastante dependientes el uno del otro, pero sin agobios, sin estrés ni posesión. Es una dependencia natural, en absoluto obligada por ningún tipo de reglas ni condicionantes. Dependemos el uno del otro por naturalidad. Una cosa que nos une es que los dos tenemos las mismas convicciones, y esto hace que nuestra relación sea extremadamente sólida.

Más sobre: