Javier Soto y María Chávarri se casan el 18 de octubre en una finca familiar

Después de un año de relación, Javier Soto, padre de Mencía, la hija de Isabel Sartorius, y María Chávarri, hija de embajador, Tomás Chávarri, nieta del marqués de Santo Floro, y bisnieta del conde de Romanones, han decidido contraer matrimonio eclesiástico el próximo día 18 de octubre en una finca de la propiedad de la familia del novio.

La decisión fue tomada por ambos, al parecer, a principios de septiembre, después de que éstos pasaran sus vacaciones de verano en Cádiz. Unos días en los que, además, y según fuentes cercanas a Javier Soto, ambos pudieron disfrutar de una corta visita de la pequeña Mencía, quien, al parecer mantiene una magnífica relación con "la novia de su papá".

Hasta el momento son muy pocos los detalles que han trascendido de este gran acontecimiento otoñal. No obstante, se sabe que el "sí" de ambos ha sido recibido por las dos familias como una gran noticia y, también, que será Mencía la que lleve las arras de su padre durante una ceremonia que ha sido calificada como estrictamente privada por todo su círculo de amistades.

María Chávarri, de 32 años, ha estado relacionada sentimentalmente entre otros jóvenes de su círculo social con Luis Martín de Bustamante, uno de los hombres fuertes de Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica. En cuanto a Javier Soto, a lo largo de estos siete años, el tiempo que ha trascurrido desde que aparecieran aquellas primeras imágenes acompañando a Isabel Sartorius por las calles de Londres, podría decirse que ha sido distinguido especialmente en todas las crónicas sociales por ser el padre de Mencía, la hija de Isabel Sartorius, así como uno de los mejores amigos de ésta.

De hecho, ésa fue, al parecer, la principal razón por la que no se llevó a cabo el matrimonio de ambos después de que éstos fijaran el día: el 15 de diciembre del año 2001. Una decisión tomada por los dos tan sólo tres semanas antes de la fecha anunciada porque y tal como se dijo entonces, tanto Isabel como Javier se dieron cuenta de que el enorme cariño, la admiración y la amistad que les unía no debían ser confundidos con otro sentimiento: el amor. Han pasado dos años desde entonces y, ahora, es Javier el que da el primer paso a la hora de construir un nuevo hogar junto a María, en Madrid. La ciudad en la que Javier Soto, preside su propia empresa de finanzas e inversiones.

Más sobre: