El espectacular cambio de Belén Esteban

La imagen de Belén Esteban ha sufrido un cambio drástico desde que se le conoció públicamente por su relación con Jesulín de Ubrique. En cinco años, Belén ha evolucionado dejando atrás su aspecto un estilo más ingenuo y, quizás también infantil, para adoptar una imagen más sofisticada y moderna. El maquillaje que utiliza ahora es más sofisticado y de colores más fuertes, a su melena ha añadido largas extensiones y tampoco luce el flequillo que llevaba en 1998 y 1999.

El vestuario de Belén es también ahora más atrevido, sigue las últimas tendencias de la moda, le gustan los grandes escotes, las faldas cortas y los colores más alegres. Además, en el año 2000, se tatuó en el muslo derecho un toro del que ella decía: "el toro que me he tatuado se lo brindo a Jesús Janeiro". Y un año después, en el 2001, Belén se sometía a una operación de aumento de pecho.

Más sobre: