Kate Rotschild y Ben Goldsmith unen con su boda a dos de las mayores fortunas británicas

El enlace de Kate Rotshchild y Ben Goldsmith reunió a la alta sociedad británica en la localidad inglesa de Bury St. Edmunds, en el condado de Suffolk, no en vano se trataba de la unión de dos de las dinastías financieras más poderosas del país. Cerca de 600 distinguidos invitados acudieron a la celebración de los dos jóvenes que serán padres a principios del próximo año.

La boda tuvo lugar en la iglesia St.Mary's y desde allí, los asistentes se trasladaron a la residencia de campo de la familia Rothschild. Entre los convidados destacaron los príncipes Michael de Kent y su hijo Lord Frederick Windsor así como Laura, hija de Camilla Parker Bowles. La novia, que trabaja con Patsy Puttnam, se encargó de diseñar su propio vestido, sin mangas y de escote redondo y suficientemente amplio para su estado de buena esperanza.

Los dos jóvenes han recibido ya sus millonarias herencias ya que cuando Amschel Rothschild falleció en 1996 legó a su esposa y tres hijos cerca de 27 millones de euros. Y a esto Kate unirá la herencia que reciba de su abuelo, James Guinness así como la participación que ya posee en la banca Rothschild. Por su parte, Benjamin recibió la herencia paterna tras el fallecimiento de su padre, Sir James Goldsmith, que legó más de un billón de libras a sus herederos.

Más sobre

Regístrate para comentar