Escorpio y Escorpio: ¿Son compatibles?

Mala combinación, aunque con esfuerzo todo se logra

Los nativos de este signo normalmente no se relacionan entre ellos. Son iguales y saben que en ciertos momentos son complicados. Se estudian, se observan y se respetan.
No necesitan disimular los impulsos que les mueven, ellos son como son: muy espirituales y apasionados, con creencias muy fuertes. Demuestran la intensidad emocional sólo cuando intiman mucho con una persona, porque si no se sentirían indefensos.

Si consiguen unirse como pareja uno de los dos tendrá que ser más trivial y jovial para no sentirse agobiado por el sentido de compromiso y responsabilidad que suele tener un Escorpio. Uno será el poderoso y fuerte, el otro tendrá que ceder. Dos personas con la misma fuerza serían una lucha constante y lo saben.

Si dos Escorpio tienen que relacionarse, la comunicación en muchos momentos será complicada. Se deberá básicamente a que prefiere no compartir su "Yo". Lo ideal para dos personas que tienen la tendencia a encerrarse en sí mismos es encontrar una persona que contraste, equilibre y complemente estas características. Otra del mismo signo no sería adecuado en este caso.

Estando juntos se conocerán muy a fondo y comprenderán a la perfección el porqué de sus impulsos y sus motivaciones. Pero cuando surge algún enfrentamiento seguramente será duro y largo porque les cuesta mucho ceder. En cambio no les faltará ambición en ciertos asuntos, orgullo, intuición y a su modo una sensibilidad especial.

Entre ellos se apoyarán mutuamente. Tienen gran paciencia, esperarán su momento para actuar, que las cosas le sean dadas, y no se aceleran para que lleguen antes.

Aceptan de mala gana los contratiempos personales, no los profesionales, porque cuando adquieren un compromiso lo cumplen hasta las últimas consecuencias, no suelen dejar las cosas a medias. Por eso no admiten fácilmente que los demás les fallen.
Son a su modo valientes, pueden responder perfectamente en ciertos puestos profesionales. Defenderán dignamente lo que se les encomiende y si creen en ello profundamente será el mejor colaborador. No se echan para atrás.

Es el signo por excelencia de la sensualidad, así que juntándose dos Escorpiones las vivencias en este campo son muy intensas. Puede que hasta les produzca cierta asfixia personal porque les gusta la posesión de la otra persona hasta unos límites que muchas veces son difíciles de controlar. Tendrán que saber encauzar las emociones y dejar respirar un poco a la otra persona. Son absorbentes.

Más sobre: