Alessandro Lequio y María Palacios, románticas vacaciones en Grecia

Alessandro Lequio y María Palacios, cuya relación sentimental dura ya cuatro años, han elegido este verano la romántica isla griega de Lesbos para pasar sus vacaciones estivales, que han coincidido, por cierto, con la aparición en España de ciertos rumores sobre un supuesto distanciamiento de la pareja tras ser fotografiada María recientemente en una playa de Ibiza en compañía de un amigo.

De su vida actual y, por supuesto, del momento que atraviesan sus relaciones, tan estables y consolidadas como siempre, nos han hablado los dos mientras posaban para este reportaje en algunos de los bellos rincones de la isla griega.

—Alessandro... En un rápido repaso, ¿qué es lo más destacado que te ha ocurrido a lo largo del último año de vacaciones a vacaciones?
—Evidentemente, la muerte de mi abuela la infanta Beatriz, en noviembre.
—¿Estabais muy unidos?
—Yo he vivido siempre muy cerca de mi abuela. En los últimos años, al residir ella en Roma y yo en Madrid, no nos veíamos a diario, pero el contacto era constante. Era una mujer extraordinaria en todas sus facetas. Como esposa, madre y abuela, la mujer más entregada que he conocido.
—Este ha sido también para ti un año muy importante en el ámbito profesional... ¿Cómo lo resumirías?
—Precisamente con esa misma palabra, muy importante. En septiembre, con ilusión y también con cierta preocupación profesional, empecé a colaborar con María Teresa Campos en «Día a día», después de estar haciéndolo varios años con Xavier Sardá en «Crónicas...». Fue un cambio bastante grande; los programas son distintos, el horario, el tipo de audiencia...
—¿Y estás contento?
—No soy yo quien debe valorar el resultado, pero el hecho de que me hayan renovado el contrato me hace sentirme bastante satisfecho. Aun así, soy consciente de que puedo mejorar mucho.
—¿Por qué habéis elegido Grecia para pasar las vacaciones?
—Llevo muchos años viniendo a Grecia. Este año hemos alquilado una casita para pasar las vacaciones porque éste es un país que me encanta. Me maravilla su belleza, su historia, así como los restos de la principal cultura que ha crecido en la orilla del Mediterráneo y que justifican sobradamente su fama.
—¿A qué dedicáis estos días?
—A descansar, tomar el sol, leer, relajarnos, bañarnos y, sobre todo, vivir ajenos al mundanal ruido del día a día en la ciudad. Una de las suertes que tengo con María es que los dos tenemos «hobbies» parecidos, nos encanta lo antiguo, por eso disfrutamos en Grecia, porque cada isla es un museo en sí misma.

Más sobre: