El fichaje de David Beckham por el Real Madrid ha significado un drástico cambio en la vida de su familia que hasta ahora vivía en Alderly Edge (Cheshire) durante la temporada futbolística y en la mansión del condado de Hertfordshire siempre que los compromisos profesionales de David y Victoria se lo permitían. La popular pareja intenta que su traslado afecte lo menos posible a sus hijos, Brooklyn y Romeo, la carrera profesional de Victoria y para ello cuentan con el inestimable apoyo de sus respectivas familias y de un avión privado para que sus desplazamientos sean más cómodos. Tanto los padres de él como los de ella les acompañaban frecuentemente porque la pareja prefiere no contratar niñeras para que cuiden de sus dos hijos, Brooklyn, de cuatro años, y Romeo, de diez meses.

Vida hogareña
Lejos de lo que se pueda pensar, ni David ni Victoria son muy aficionados a las grandes fiestas ni tampoco acostumbran a trasnochar. Sus salidas son siempre por motivos especiales, como las inolvidables celebraciones organizadas por su amigo Elton John, cenas con los compañeros de equipo de David y veladas íntimas en las que sólo están David y Victoria. Y, como por todos es sabido, las salidas más frecuentes son para visitar las tiendas más exclusivas y de moda. Tanto él como ella son fanáticos de las compras, reciben trato preferente de las grandes firmas y acostumbran a cerrar las tiendas cuando van de compras o bien, como se veía recientemente a David, los dependientes le acercaban la ropa a su coche mientras él decidía si camisas, pantalones y zapatos eran de su agrado.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más