El efusivo y cariñoso abrazo de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera

Sin embargo, aquel inicial resquicio de esperanza siempre siguió vivo, y ahora, con las imágenes de este reportaje, queda enormemente agrandado. Efectivamente, se trata de unas fotos que vienen a apoyar los rumores que insisten en una reconciliación entre Eugenia y Francisco, quien, hace unos días, y aprovechando que acababa de torear en Palma de Mallorca, viajó a Ibiza, donde estaban pasando unos días su mujer y la hija de ambos, Cayetana.

La efusiva y cariñosa escena se produjo en el aeropuerto ibicenco, al que Eugenia Martínez de Irujo y la niña fueron a esperar al diestro, entre otras cosas, porque era precisamente allí donde iba a transcurrir el encuentro, ya que Francisco tenía que regresar poco después a la Península para tomar, más tarde, otro vuelo que le llevaría a La Coruña, donde tenía que torear. Hablan por sí solas las imágenes. Tanto las del encuentro —un efusivo y cariñoso abrazo— de Eugenia y Fran, como las de las sonrisas y miradas cómplices que han intercambiado mientras conversaban o jugaban con la pequeña Cayetana, que el próximo 16 de octubre cumplirá cuatro años y por la que, no podía ser de otra manera, el diestro siente adoración.

Emotivo y simpático, por otra parte, fue el momento en que Francisco Rivera Ordóñez leyó las anotaciones que, en un papel, le escribió Eugenia mientras esperaba la llegada del vuelo en el que el torero viajaba. No sabemos qué le decía en concreto la duquesa de Montoro al que todavía sigue siendo su marido y del que ni siquiera tiene la separación judicial, puesto que, como hemos dicho, la ruptura de hecho que están viviendo desde hace casi año y medio no existe, legalmente hablando. Lo cual, en caso de que se produjera la comentada posibilidad de una reconciliación, evitaría un trámite judicial («des-separarse», lo podríamos llamar), un desandar lo andado... en dirección contraria el uno del otro. Habrá que esperar, porque, como siempre, el tiempo tiene la última palabra. El tiempo y ellos dos, a los que en estas imágenes —borrosas, porque son de un vídeo— vemos abrazándose cariñosamente.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más