Los Aznar vuelven a Menorca para pasar sus vacaciones de verano

Fiel a sus costumbres, el presidente del Gobierno, José María Aznar, con su esposa, ahora también concejal de Madrid, Ana Botella, y su hijo pequeño, Alonso, han regresado, por tercera vez consecutiva, a Menorca para disfrutar de unos merecidos días de descanso antes de acometer la difícil misión de designar a su sucesor. Unas vacaciones, asimismo, previsibles, en las que el Presidente se centrará, como siempre, en disfrutar de aquello que más le gusta hacer: navegar, leer, jugar al golf, al pádel y descansar en Son Camaró rodeado de los suyos, sin interrupciones de trabajo. Tan sólo está previsto el tradicional encuentro oficial con el Rey en Marivent.

La familia al completo
Pese a que estuvieron barajando la posibilidad de cambiar de destino -Ferrerías y Ciudadela figuraban entre los preferidos de la familia-, los Aznar optaron finalmente por pasar sus vacaciones estivales en la misma finca rústica, de 30 hectáreas, en la que se hospedaron el año pasado, durante el que fuera su segundo veraneo en Menorca. La casa, que está rodeada del característico paisaje menorquín del interior, con frondosa vegetación, es sencilla, cómoda y está provista de accesos de fácil control que ayudan a proteger al Presidente. Una de las cualidades, además de la tranquilidad, importantes para convertirse en su destino ideal de vacaciones.

Jornadas de ocio a las que es probable que en los próximos días se una el resto de la familia: el hijo mayor, José María, y su hija, Ana, con su marido, Alejandro Agag, que se encuentran actualmente en la isla vecina de Mallorca acaparando la atención de los fotógrafos y paparazzi que cubren la zona.

Más sobre

Regístrate para comentar