La llegada de Beckham a Madrid ha desatado una auténtica locura. Después de cumplir con sus compromisos publicitarios con una marca de chocolate japonesa y una firma de ropa infantil, el jugador inglés parte junto a su equipo rumbo a China para iniciar la pretemporada.

Al volante de un Audi A8
Después de dejar patente que es una estrella mediática, ha llegado la hora de la verdad. Ahora Beckham tendrá que demostrar sus habilidades en el césped como nuevo fichaje del club blanco. Todos los integrantes de la plantilla del Real Madrid se han citado esta mañana en la Ciudad Deportiva para someterse al pertinente reconocimiento médico antes de iniciar su gira por el continente asiático. "Están todos muy sanos. Raúl González padece una ligera otitis, pero esto no le impedirá jugar".

Raúl, Ronaldo, Luis Figo han sido algunos que más atención han despertado a su llegada al recinto deportivo. Con semblantes relajados después de haber disfrutado de unas vacaciones, las estrellas del balón vuelven hoy a su trabajo. Todos ellos han llegado al volante de sus coches, vehículos que el propio club ha puesto a disposición de los jugadores para sus desplazamientos. Concretamente, Beckham ha llegado conduciendo un Audi A8.

China, Japón y Hong Kong
A las cinco de la tarde veinticinco jugadores de la plantilla han despegado del aeropuerto de Barajas. Después de trece horas de vuelo, el equipo aterrizará en Kunming (China), donde llevará a cabo el habitual 'stage' de pretemporada en el complejo deportivo Kunming Honta Sports Center. Allí establecerá su cuartel general y realizará la parte más dura de una preparación centrada en poner a tono la forma física de los futbolistas. Sus sesiones de entrenamiento durarán hasta que el 2 de agosto jueguen su primer partido en Pekín, en el que se enfrentarán contra el Dragon Team.

Más sobre

Regístrate para comentar