Nelson Mandela cumple 85 años rodeado de amigos

Bill Clinton, Naomi Campbell, la reina Beatriz de Holanda, Robert de Niro y Bono entre los invitados

Nelson Mandela es símbolo de paz y reconcilación, no sólo en su África natal, sino en el mundo entero. Y prueba de ello es el amor, el respeto y el cariño mostrado por los más de 1.600 invitados que se reunieron en el Sandton Convention de Johannesburgo. Allí estaban desde los políticos más destacados de los últimos años, Bill Clinton encabezando la lista; a los artistas más queridos: no faltó Robert de Niro, Oprah Winfrey, Naomi Campbell o Bono. También asistieron, cómo no, los familiares y amigos de Nelson Mandela, aquellos que día a día descubren la grandeza de este hombre, merecedor sin duda del Premio Nobel de la Paz en 1993.

Ramilletes de afecto
La fiesta se prolongó con un sinfín de mensajes de afecto llegados desde todos los confines del planeta. Algunos se dirigieron a Nelson Mandela de viva voz, frente a frente. Le llamaban Madiba, nombre con el que se le conocía durante sus años de resistencia y lucha anti-apartheid. "A Dios le dio siempre gracias por haberte conocido, Madiba. Tú nos has enseñado cómo perdonar", le dijo Desmond Tutu. Bill Clinton no quiso perder la oportunidad de mostrar públicamente su admiración por este defensor acérrimo de los derechos humanos: "Te damos las gracias Madiba por hacer de nuestro país un reducto de esperanza para el resto del mundo". Especialmente emotivo fue el mensaje de Wilma Verwoerd, nieta del que fuera Primer Ministro surafricano, Hendrik Verwoerd, e instigador del apartheid: "You has cambiado mi vida a mejor. Tú me has enseñado a querer a la gente independientemente de su raza o color".

Noche de baile
Si Nelson Mandela llegó al homenaje apoyado en su tercera mujer, Graca Machel, y en un bastón; la noche acabó con el activista feliz, entre confetti, saboreando la buena música de grupos locales y, sobre todo, la inestimable compañía de aquellos que han sabido valorar tantos años de lucha pacífica. De Naomi Campbell a la reina Beatriz de Holanda, todos supieron compartir una velada tan especial, tan íntima a pesar de las 1.600 personas invitadas, con el protagonista indiscutible de la noche: un Nelson Mandela sabio que enseña con sólo una sonrisa.

Más sobre

Regístrate para comentar