Necker Island, el paraíso privado del magnate Richard Branson

Primero fundó la casa de discos Virgin, después la línea áerea Virgin y en plena expansión de su compañía, Richard Branson quiso adquirir otro producto Virgin y así en las Islas Vírgenes británicas (British virgin islands) compró su propia isla a la que llamó Necker island.

El paraíso privado de este excéntrico millonario es la utopía con la que millones de personas sueñan, la belleza de la naturaleza salvaje con todas las comodidades del mundo occidental. Necker island está rodeada de arrecifes de coral, el mar que la rodea es de azul turquesa y las únicas construcciones son tres casas de madera estilo balinés, la principal y dos más, una en cada extremo de la isla, llamadas Bali Hi y Bali Lo, para los que busquen más privacidad.

El resto se ha conservado tal y como la propia naturaleza lo ha hecho crecer. El arquitecto Jon Osmon pasó largas temporadas en Balí para seguir las instrucciones que Branson quería para su casa en Necker y así tanto las dos casas como su decoración es de inspiración balinesa. Techos altos, maderas oscuras, hamacas, colores vivos en la tapicería y muchas plantas son las constantes en la decoración de esta casa.

Más sobre: