Norma Duval: 'Lo más importante es no volver a confiar en alguien que te ha defraudado'

Es una mujer renovada. Se le nota a la primera palabra que dice. No se percibe ya en Normal Duval ese tono de cierto desaliento y desilusión que siempre emergía en los últimos dos años. Pero no ha habido magos o druidas con misteriosos remedios o pócimas milagrosas que hayan obrado la recuperación. Basta con sentir y tener algo tan simple y trascendental a la vez: el cariño familiar, el apoyo de los suyos, la satisfacción de la tarea bien hecha.

Norma apostó fuerte con sus sentimientos. Se rompió el amor con su ex marido, Marc,como la Jurado canta, y el amor volvió a unir en dos partes su corazón. Pero no tuvo suerte con José Frade,aunque la apuesta de ella era de las de hacer «saltar la banca ».

—Treinta años de profesión, Norma.
—Treinta sí.
—¿Recuerdas el primer día?
—Comencé a los diecisiete años con Valerio Lazarov haciendo un espectáculo en el teatro Calderón con Carmen Sevilla.
—Ha llovido ya, Norma.
—Pues mira...
- Digo que el arte te ha gustado siempre.
—Sí. Siempre me gustó pintar, como a mi hermana Carla. Yo quería entrar en Bellas Artes. Era la época «hippie » y cuando mi padre me acompañó a matricularme y vio allí a todos los «hippies» con los pelos largos, las flores y toda esa historia, dijo que ni hablar, que yo no me metía ahí.
—No sería que tú también tuviste tu época «hippie ».
—Para nada. Era el punto opuesto a todo aquel movimiento.
—Resume todo este tiempo de profesión en pocas palabras.
—Una trayectoria nivelada, sin altos y bajos, marcada por la esta- bilidad, porque siempre he tenido trabajo y siempre he luchado. Gracias a Dios me siento muy orgullosa de haber conseguido todo lo que tengo sin que nadie me haya dado nada y sin haber tenido que pasar por nada para conseguir algo. Nunca he aguantado a nadie para que me den algo.

Más sobre: