La boxeadora Laila Ali venció ayer en Los Ángeles a su rival Valerie Mahfood. La joven deportista es una referencia indiscutible en el mundo del boxeo y no es de extrañar ya que su padre es el mítico Classius Clay (conocido mundialmente por el nombre que eligió al convertirse al islam, Muhammad Ali).

Clay comenzó su carrera como boxeador en 1960 y rápidamente sorprendió al mundo venciendo a los pesos pesados del boxeo. Tal ha sido su proyección profesional y su popularidad que su vida ha sido llevada al cine; el encargado de interpretar a Muhammad en el film fue el mismísimo Will Smith.

Hoy Ali, a sus 60 años y aquejado por la enfermedad de Parkinson, vive retirado del boxeo pero su hija Laila ha tomado con dignidad el testigo y se ha subido al cuadrilátero para demostrar que los Clay llevan en la sangre este deporte (su hermana Hana también se dedica al boxeo).

La hermosa joven, que fue reconocida como campeona mundial honoraria de peso supermediano por el Consejo Mundial de Boxeo el pasado febrero (Ali es la tercera mujer en ser reconocida por este organismo) ha conquistado rápidamente a los seguidores de este deporte que le han apodado la "Madame Buterfly" del boxeo.

Más sobre

Regístrate para comentar