De sobra es conocida la afición del futbolista David Beckham por la moda y, sin embargo, siente también verdadera pasión por los coches. En Alderly Edge, donde reside, es habitual verle en cualquiera de sus flamantes deportivos, berlinas o todoterrenos. De hecho, Beckham posee:

Un Ferrari 360 Spider, valorado en 166.490 euros (cerca de veintiocho millones de pesetas) con una potencia de 400 caballos y capaz de alcanzar los 290 kilómetros por hora; un Aston Martin DB7 Coupe, cuyo coste asciende a 149.352 euros (casi veinticinco millones de pesetas) que pasa de cero a cien kilómetros en sólo cinco segundos y su velocidad máxima es de 267 kilómetros por hora; un Jaguar XKR, 95.220 euros (más de quince millones de pesetas) y con el que puede llegar a los 250 kilómetros por hora; un Lincon Navigator (más de veintitrés millones de pesetas) y que tiene 420 caballos; un Bentley Arnage 250.034 euros (alrededor cuarenta y dos millones de pesetas) con una potencia de 457 caballos y que alcanza los 270 kilómetros por hora y un BMW X5, 84.400 euros (cerca de catorce millones de pesetas) capaz de recorrer 240 kilómetros por hora. Eso sí, Beckham es fiel a la hora de escoger el color de sus coches, sólo en plata, azul oscuro o negro.

Más sobre

Regístrate para comentar