La fastuosa mansión de los Thyssen en Madrid

Recién inaugurada su magnífica mansión madrileña, los barones Thyssen quisieron presentarla en las páginas de la revista ¡HOLA!. Era el verano de 1989 y, según afirmaba Carmen Cervera, todavía faltaban algunos detalles para dar por concluido su trabajo de tantos meses. Ella misma había dirigido personalmente las obras de remodelación de la casa desde que la compraran un año antes.

Su esposo, hoy fallecido, deseaba traer a esta casa los muebles del castillo inglés de Daylesford y Carmen se encargó de adecuar la residencia a lo que ellos necesitaban. "Yo te haré una casa intemporal, estilo tailandés", decía la baronesa que le había comentado a Hans-Heinrich Thyssen, uno de los coleccionistas privados de arte más importantes del siglo XX.

La Moraleja fue el lugar elegido para vivir, una casa de dos mil metros cuadrados rodeada de treinta y cinco mil de terreno. Sin embargo, hoy, quince años después, Carmen apenas pasa tiempo en esta casa. Su esposo falleció en abril del pasado año y ella prefiere estar en Más mañanas, la casa que posee en la Costa Brava, frente al mar.

Más sobre: