De Moscú a San Petersburgo, la última odisea de Álvaro de Marichalar

De Moscú a San Petersburgo. 1.600 kilómetros en solitario cubiertos en seis días de navegación con frío intenso, tres grados de temperatura ambiente. Así ha sido la última odisea del navegante Álvaro de Marichalar. A bordo de su Numancia, la misma embarcación con la que consigió cruzar el océano Atlántico en 2002 y el canal de Inglaterra en Enero de 2003, el aventurero ha participado de este modo en los festejos conmemorativos del 300º aniversario de la fundación de la ciudad de San Petersburgo.

El aventurero quiso dedicar su hazaña a los 62 militares españoles fallecidos en Turquía el pasado mes de mayo en un accidente de aviación. Durante los seis días de navegación, Álvaro ha contado con el inestimable apoyo de las gentes de los pueblos que ha encontrado en su recorrido que en todo momento le han mostrado su apoyo y cariño.

El momento más emotivo de la expedición - ha sido la primera vez que se hacía este recorrido en moto acuática- fue la llegada a San Petersburgo. Allí, y frente a la catedral de San Isaac, el museo del Ermitage, el museo Naval de Rusia y Kunst Camera, el navegante ondeó juntas las banderas de España y Rusia como muestra de la hermandad de ambos pueblos.

Más sobre

Regístrate para comentar