Marella Rossi, hija de Jean-Marie Rossi, se ha casado en París

Con la asistencia de Inés Sastre y actuando su hermana Cinthy como testigo

Marella Rossi, de treinta años, hija del famoso anticuario francés Jean-Marie Rossi —que, como se sabe, estuvo casado con Carmen Martínez-Bordíu, con quien tuvo una hija, Cynthia—, ha contraído matrimonio en París con su novio de toda la vida, David Mosseri, un joven y prestigioso «broker» en la Bolsa parisiense. La ceremonia, muy discreta y de carácter civil, tuvo lugar el pasado viernes día 30 de mayo en el Ayuntamiento de la capital francesa.
En la boda estuvieron presentes setenta invitados, todos ellos familiares y amigos íntimos de los novios. Entre éstos no faltó la famosa modelo y actriz española Inés Sastre. Cynthia Rossi Martínez-Bordíu, hermana de la novia, actuó como testigo de ésta, junto a la mejor amiga de la desposada, Cereza de nombre.

Lógicamente, no faltó a un acto tan entrañable y familiar como éste el padre de la novia, Jean-Marie Rossi, que acudió con su actual mujer, Marie Grimaux (conocida como Marie Leroy por su anterior matrimonio), y los dos hijos de ésta, Hortense y Jean. También estuvo presente Frederick Rossi, hermano de Marella, que acudió con su novia, Florence Nicole. Y como es natural, igualmente estuvo en la boda la madre de la desposada, Barbara Hottinger, que acudió con su actual compañero sentimental,Bruno Toulemainde.
A la ceremonia civil no pudo asistir Carmen Martínez-Bordíu, que mantiene de siempre una extraordinaria relación con Marella, pero sí a la posterior celebración familiar. Tampoco pudo estar presente Luis Alfonso de Borbón, el hijo de Carmen, a quien Marella considera como un hermano, por encontrarse ese día en plenos exámenes del «master» que está cursando actualmente.

Tras la ceremonia en el Ayuntamiento, todos los familiares y amigos que habían asistido a ella se trasladaron al hotel Bristol, donde se celebró el banquete nupcial. A la llegada de los nuevos esposos tuvo lugar el tradicional rito según el cual la recién desposada, colocada de espaldas a sus amigas, arroja sobre ellas su ramo de novia (quien lo recoge, tal como dice la leyenda, será la próxima en contraer matrimonio). Pues bien, fue precisamente Inés Sastre, quien, como nuestros lectores conocen, rompió recientemente con su novio —iban a contraer matrimonio muy pronto—, la que, adelantándose unos pasos, se hizo con el ramo, entre las risas y los aplausos de las demás.

Más sobre: