Teresa Viera, mujer de José Manuel Estrada: 'Está actuando como si estuviera separado y no lo está'

"Quiero decir lo siguiente: este señor no se ha separado de mí, desde que salió de casa no he vuelto a saber nada de él. Es decir, no me coge el teléfono, me corta la llamada. Está actuando como si estuviera separado y no está separado para nada", con estas sorprendentes palabras iniciaba Teresa Viera, esposa de José Manuel Estrada, la única entrevista que ha concedido hasta el momento.

Teresa, que trabaja en la compañía Iberia, llamó al programa de televisión ‘Cómo la vida’, emitido en Antena 3, para explicar cómo ella ha vivido la aparición de su marido en los medios de comunicación a raíz de la relación que mantiene con la popular presentadora Terelu Campos.
- ¿Cómo estás?
- Estoy más o menos
- ¿Os habéis sentado a hablar tú y José Manuel después de todo esto?
- No, no nos hemos sentado. Simplemente cuando yo le llamo por teléfono me dice que lo va a mirar y me da largas. No nos hemos sentado para nada.
- Él dijo que vuestra relación en el último año había sido catastrófica y que ya no compartíais habitación. Dijo que había sido una relación muy bonita durante veinticuatro años y también que deseaba que la casa fuera para ti.
- Yo no voy a entrar en detalles de para quien va a ser una cosa o va a ser la otra porque en principio es todo de los dos. Lo único que tiene que hacer él es sentarse con su familia, solucionar sus veinticinco años de matrimonio y después actuar como está actuando. Lo que no puede hacer es irse de casa presionado, por supuesto, porque en ningún momento quería irse. Evidentemente cuando le tiro la ropa por encima de la reja no es un acto frío, es un acto de provocación por su parte de: ‘Yo no me voy de aquí porque esta es mi casa y ahora me voy a las doce de la noche’. Lo único que quiero dejar claro es que este hombre todavía no está separado y todavía no se ha sentado con su familia para ver como se zanjan estos veinticinco años de matrimonio.
- ¿Cómo te enteras de esta relación?
- Yo me entero a través de los medios de comunicación.
- ¿Y qué te dice él cuando tú le preguntas?
- Durante diez días, aproximadamente, hasta el día que se fue de casa lo estuvo negando. Es un montaje, es un tal, es un cual...Esto no se justifica porque estaba clarísimo, pero él lo estuvo negando.
- ¿A los niños tampoco?
- A los niños los llama. Él se fue de casa y a los tres días todavía no había hablado con sus hijos. Yo le dije: ‘Jose no les hagas daño a los niños por favor es una cosa tuya y mía’. A los niños les llama y les pregunta: ‘¿Qué tal estás? Vale, hijo ya hablamos otro día’. Pero sentarse, sentarse con su familia, con sus hijos, con su mujer y hablar de la situación de lo que va a pasar y lo que no va a pasar, no lo ha hecho.
- ¿Vuestra relación siempre había sido fluida? ¿Había sido un matrimonio feliz con tu marido?
- No voy a entrar en como fue mi relación ni como dejó de ser. Evidentemente en una relación de tantos años hay de todo.
- Pero sabes que hay gente que dice que es un señor que gusta mucho a las señoras, que es un ligón, como dando a entender que ha habido otras mujeres si es así ¿por qué seguías con él?
- Porque nos queríamos, porque según él no había ningún problema, porque nunca sospeché que hubiera otras mujeres por ahí, porque él todo intentaba arreglarlo. Yo le dije, tenemos que solucionar este problema, este matrimonio. Pero para él si funcionaba, él no tenía ninguna queja.
- ¿Él te negaba que pudiera haber otras mujeres o te lo reconocía?
- No, jamás lo reconoció.
- O sea que tampoco sabías de la aparición de Natalia.
- Yo acabo de descubrir que no conocía a la persona que tenía a mi lado.
-¿Es cierto que le pediste el divorcio en el último año?
- No, lo que sí es cierto es que yo era la única persona que instaba para hablar sobre nuestros problemas, para él no había ningún problema. Pero pedir el divorcio, no.
- Por lo visto él contó que llevabais un año sin tener relaciones, detalles íntimos que pueden resultar obscenos.
- Más obsceno que un señor casado diga en una entrevista que otra persona le satisface sexualmente o físicamente, más inmoral que eso creo que no hay nada. Si estoy llamando ahora es porque de algún momento tengo que presionarle para que por favor se siente con su familia y hablen.
- ¿Cómo te encuentras tú?
- No estoy bien, evidentemente, pero por mis hijos tengo que hacer un doble juego. A mi hijo el pequeño le tengo que estar ocultando cosas. No es una situación normal, por favor analizadla, si sólo le pido que se siente con su familia a hablar que son veinticinco años de matrimonio que hay que zanjar, no es un señor soltero. Sólo quiero dejar en claro eso y que me llame.

Más sobre

Regístrate para comentar