María José Campanario, en su nueva etapa como madre

Mientras su popular marido, Jesulín de Ubrique, continuaba con su temporada taurina por las plazas de España, María José Campanario se trasladaba recientemente con su hija, Julia, hasta Castellón para pasar unos días de vacaciones en compañía de los abuelos maternos. Como nuestros lectores recordarán, María José residió y trabajó en la citada ciudad hasta poco antes de casarse con el torero.

Ambas se alojaron en casa de Remedios y José, los padres de María José. Unos días de descanso y tranquilidad, que la señora de Janeiro aprovechó para que su familia conociese a su hija. Durante su estancia en tierras castellonenses pudo verse a María José empujando el cochecito de su hija por el paseo marítimo, tal y como refleja este reportaje, aparte de ver protagonizar a María José unas maternales y cariñosas escenas con su hija, que el pasado 18 de mayo cumplió su primer mes de vida.

'Pienso tener cuatro o cinco hijos'
Jesulín y María José nos habían dicho el mismo día de su boda, celebrada en la Hacienda Benazuza, de Sevilla: «Es nuestra intención y nos hace, a la vez, mucha ilusión ser padres». La pareja se había conocido el 24 de enero de 2001 y el 25 de noviembre de ese mismo año tenía lugar la petición de mano en «Ambiciones», la finca del diestro. Con anterioridad (23 de septiembre), Jesulín había sufrido un gravísimo accidente, del que, a base de tesón y de una enorme fuerza de voluntad, consiguió recuperarse, no ya para la vida normal, sino para su vuelta a los toros. Con ocasión de su fiesta de compromiso, el diestro confesaba: —María José es la mujer de mi vida y por eso me voy a casar con ella. A su vez, María José aseguraba: —Jesús es el hombre de mi vida.

Más sobre: