Julián Muñoz habla claro sobre su relación con Isabel Pantoja, su ruptura matrimonial y sus hijas

Es alto, bien parecido y más delgado en persona que como aparece en las imágenes. En Marbella, el pueblo que gobierna como alcalde y a cuya regencia aspira de nuevo como candidato del GIL (Grupo Independiente Liberal) en las elecciones municipales del 25 de mayo, despierta tantas pasiones como críticas, aunque quizá lo primero sea mayor, según el resultado de los sondeos de la encuesta realizada por Sigma 2, en la que obtendría la mayoría absoluta. Su nombre, Julián Muñoz.

Antes era sólo conocido en las tertulias políticas, pero otra pasión, la del corazón, le ha llevado a ser centro de la opinión pública nacional al desvelarse su relación con Isabel Pantoja. Ni el primer edil ni la cantante han confirmado, de momento, esta relación, aunque, sin embargo, su círculo de amigos lo da por mo afirma estar enamorado e ilusionado. Por eso, este tema es la comidilla de cada conversación, no sólo en Marbella, sino en toda España.

Mientras, Julián Muñoz continúa enfrascado en su campaña electoral, aparte de cumplir con sus labores como alcalde, e Isabel Pantoja tras cantar a beneficio de Proyecto Hombre en el teatro Cervantes, de Benalmádena, ha comenzado una temporada sabática para recuperar energías, disfrutando esos primeros días de vacaciones indefinidas en su ático de Fuengirola.

A pesar de esa actividad frenética que hoy tiene, el primer edil nos concedió esta entrevista, en la que nos habla de la firme decisión que ha tomado respecto a su separación matrimonial, de su futuro, de sus hijas, de sus proyectos, de Isabel Pantoja y de otros temas que forman parte de su vida personal y profesional.

Tras desayunar churros con café en la plaza de los Naranjos, donde se encuentra el Ayuntamiento de Marbella, Julián Muñoz,cuyo político favorito es, según nos dice, Alberto Ruiz Gallardón, nos recibió en su despacho, una estancia sobria pero acogedora, que alberga varias fotos de su nieto, también llamado Julián, que es su debilidad y que precisamente ese día celebraba su cumpleaños.

Dedicado a la política desde hace más de una década, y aunque ahora se sienta en el sillón consistorial tras la inhabilitación judicial de Jesús Gil, Julián Muñoz nunca se había presentado como candidato número uno a la Alcaldía de Marbella.

Un reto personal
- ¿Qué significa esto para usted? ¿Es un honor?
—Efectivamente, es la primera vez después de doce años. Es un reto personal, un reto muy importante dentro de mi vida profesional personal, porque de estar siempre, como dicen los ciclistas, chupando rueda a pasar a asumir toda la responsabilidad del trabajo y de los proyectos, pues hombre, las cosas cambian mucho. Un alcalde tiene una responsabilidad muy grande.
—¿Qué es lo fundamental que necesita Marbella para Julián Muñoz?
—Tenemos una ciudad que ha crecido muy rápido. Del año noventa y siete hasta la fecha ha habido un cambio radical, con un crecimiento descomunal, y, evidentemente, hay infraestructuras que no han crecido a la vez que la ciudad, con lo cual tenemos que crearlas .Además, hay dos cosas de las que no debemos olvidarnos: son las viviendas sociales para personas que no pueden pagar los precios que tienen en este momento las viviendas en Marbella, sobre todo la gente joven, que tiene muchísimas menos posibilidades y son los que realmente están sin ellas, y el empleo joven. Nosotros no solamente vamos a crear una bolsa de trabajo para los jóvenes, sino que vamos a ayudar, con el programa que tenemos, a los jóvenes de Marbella, incluso, si es necesario, con ayudas municipales para la creación de sus propias empresas, asesoramiento y, desde luego, con trabajo, pues con el crecimiento de la ciudad, los servicios deben crecer: tiene que haber más jardineros, gente que limpie las calles, más policías, etcétera. Vamos a hacer una oferta de empleo importante.

Se han dicho muchos disparates’
—Una gran mayoría dice que su campaña electoral ha sido muy buena. ¿Cree que las últimas noticias en torno a su persona e Isabel Pantoja le benefician o le perjudican?
—Hablan tantas cosas, he oído incluso que es un montaje, cosa que yo juro por mi honor que no es cierto. Igual que me pueden beneficiar, me pueden perjudicar. Hay que darse cuenta de que se han dicho muchos disparates y que, gracias a Dios, la gente ha reaccionado positivamente. Pero,¿se imaginan que hubieran reaccionado negativamente? Hubiera sido para mí catastrófico. Entonces,¿pasar a hacer una valoración? Los acontecimientos se han desarrollado como se han desarrollado, y si algunos políticos locales opinan que es un montaje, bueno, el tiempo dará la razón a quien la tenga y pondrá a cada uno en su sitio. Lo que sí digo es que yo ¡jamás! he utilizado a nadie para hacer un montaje, ni en lo personal ni en lo profesional.
—Ahora mismo está teniendo una actividad frenética por la campaña...
—De locos, la actividad es de locos.
—¿Cómo transcurre una jornada para usted? —Normalmente vengo por la mañana al Ayuntamiento, despacho las cosas que tenga pendientes, firmo e inmediatamente salgo a la calle, a la campaña, a actos de inauguración, a presentaciones, y después al mitin y a la caravana. No se diferencia mucho, salvo cuando me centro completamente en la campaña, de lo que vengo haciendo durante doce años.

Más sobre: