Fernando Alonso hace rugir su Renault por el Paseo de la Castellana

Fernando Alonso hizo rugir el impresionante motor de su Renault R23, el mismo coche que usó el pasado fin de semana en el Gran Premio de España de Montmeló, donde consiguió el segundo puesto, por el Paseo de la Castellana de Madrid. El piloto asturiano hizo una impresionante exhibición en una de las arterias principales de la ciudad, ante más de 75.000 personas que se dieron cita para ver el espectáculo. Casi 50.000 personas más de las previstas por la organización lo que desbordó las tribunas colocadas sobre el carril-bus de la Castellana para el público. Ello no impidió a sus fans seguir la carrera ya fuera subidos a los árboles, sobre las paradas de los autobuses....

Alcanzó los 200 km/h
En un recorrido de poco más de un kilómetro y medio, entre la plaza de Lima y de Cuzco, Fernando Alonso alcanzó los 200 km/h aunque como él mismo confesó en una rueda de prensa tras la exhibición, no pudo pasar de la tercera marcha.

Cientos de banderas de Asturias
El piloto, que ya prepara su próxima competición, el Gran Premio de Austria, se mostró en todo momento encantado con el numeroso público que se dio cita en Madrid entre los que se encontraban varios cientos de asturianos que vistieron el Paseo de la Castellana con banderas del Principado. ‘Es una manera de acercar la Fórmula 1 al público’ comentó el piloto durante la rueda de prensa.

Pudimos tocar el coche de Alonso
Tras las 10 vueltas, que completó el asturiano, se dio paso a una exhibición de vehículos de su escudería. Vehículos de Fórmula 3000, varios Renault Clio, utilizados en la Copa Clío, que derraparon para deleite de los aficionados, Clio 6... además se organizó un stand cerca del estadio Santiago Bernabeu, donde se pudo ver de cerca el coche de Fórmula 1 de Alonso, así como otros modelos.

El día previo al espectáculo, Fernando Alonso, que ha despertado una auténtica alonsomanía en España comentaba ‘es un evento único en el mundo ver a un Fórmula 1 rodando en una calle tan importante como La Castellana. La gente que no acude a las carreras podrá ver y oír de cerca el rugido de un monoplaza. La pasión que se ha desatado conmigo no me molesta ni me afecta en mi trabajo’.

Más sobre

Regístrate para comentar