Carmen Martínez Bordíu subasta su formidable colección de trajes de alta costura

Creados por los más prestigiosos diseñadores, desde Ives Saint-Laurent y Lacroix hasta Chanel o Givenchy

A lo largo de los setenta y los ochenta no tenía lugar una sola fiesta social que presumiese de importante si no contaba con la presencia de Carmen Martínez-Bordiu.

Hoy, muchos años después, Carmen, que atraviesa un estupendo momento sentimental al lado de Roberto Federici, lleva una vida tranquila y feliz, alejada de todo aquello en su cortijo sevillano, rodeada por la Naturaleza. Esta es, probablemente, la razón por la que Carmen haya decidido desprenderse de una parte importante de su formidable colección de trajes de alta costura procedentes de las principales casas francesas e italianas.

Un total de 65 modelos, que saldrán a subasta en una sala parisina con una destacada excepción: el vestido de novia que le hizo Balenciaga para su boda con Alfonso de Borbón, duque de Cádiz, en marzo de 1972,de quien se divorció años después.
Un período, el de su primer matrimonio, de intensa actividad social, como también lo sería posteriormente durante los años que residió en París con su segundo esposo, el anticuario Jean- Marie Rossi, padre de su hija Cinthya. Fue precisamente durante esta época cuando Carmen, que por aquel entonces trabajaba como cronista de moda, comenzó a frecuentar los salones de moda de los grandes diseñadores y se convirtió en una buena cliente.

Echando un vistazo a la colección que saldrá a subasta puede advertirse claramente la predilección que Carmen ha sentido por Jean-Louis Scherrer. Veinticuatro modelos proceden de sus talleres, con muchos volantes, bordados y encajes. Tres trajes de cóctel fueron comprados a Ungaro, mientras que Lanvin, Yves Saint-Laurent, Dior, Nina Ricci y Cardin figuran más discretamente en esta selección. Entre los modelos de Chanel hay un suntuoso traje de noche negro y un modelo azul celeste que en su día perteneció a la princesa Carolina de Mónaco.

Más sobre

Regístrate para comentar