Carmen Martínez Bordíu subasta su formidable colección de trajes de alta costura

Creados por los más prestigiosos diseñadores, desde Ives Saint-Laurent y Lacroix hasta Chanel o Givenchy

Aunque se proveía fundamentalmente de los diseñadores franceses, Carmen también acudía a los italianos, siendo Valentino, Versace, Emilio Pucci y Coveri sus favoritos. Hay también piezas anónimas, como un largo traje en tul negro bordado con margaritas o uno de los sastre que solía ponerse cuando iba a las carreras hípicas en Long Champs o Chantilly. Como decíamos, la moda es un mundo que siempre le ha interesado a Carmen y siempre ha cuidado mucho su imagen. Las transparencias también forman parte de su vestuario.

—Las transparencias siempre me han gustado —comentaba — y, por otra parte, nunca les he visto ese posible aspecto de morbo. Bien desnudo, bien insinuado al trasluz, es bonito. Pero, y dado que en España estamos más sensibilizados con lo que enseñas o no enseñas —añadía en relación a los muchos comentarios que se desataron tras aparecer en una fiesta con un vestido con transparencias —,quizá deba prestar un poco más de atención a eso para no herir otro tipo de sensibilidades. Personalmente, sin embargo —concluía —,me seguirán gustando las transparencias.

Carmen siempre ha sido una mujer con las ideas muy claras. Así, y referente a su vida en su finca de Cazalla de la Sierra, alejada de cualquier actividad social intensa, decía: —No hay mayor ni menor lujo que vivir como te apetece. Yo vivo aquí porque lo he elegido libremente.

Y haciendo gala de esa libertad ha decidido ahora vender sus trajes de alta costura.

Más sobre: