Francisco Ortiz, el hijo de Gunilla von Bismarck, un atractivo estudiante en Harvard

Es el tipo de hombre que las chicas jóvenes siguen con la mirada: alto, delgado, de cabello moreno y ojos azules. Francisco Ortiz von Bismarck sabe que les gusta mucho a las estudiantes de Boston (Estados Unidos). Pero el atractivo hijo de Gunilla von Bismarck y Luis Ortiz aún no quiere atarse con ninguna relación estable. De momento, prevalecen para él los estudios y la profesión. Francisco estudia Economía en Harvard, situada en Cambridge, una población en las afueras de Boston.

En esta Universidad de élite, fundada en 1636,que con su arquitectura de ladrillos rojos tiene un aspecto típicamente inglés, este chico, de veintidós años de edad, es un estudiante modelo. «Francisco es extraordinariamente aplicado. Aprobó todos los parciales con las mejores notas », dice orgullosa su madre, Gunilla,y añade:
«Mi hijo es muy querido por los estudiantes porque se comporta con naturalidad y modestia y es siempre amable con todos".

Una valoración que se confirma al pasear con el joven por el campus de la Universidad. En todo momento y en cualquier lado, sus compañeros le saludan con la mano, por ejemplo, cuando aparca su bicicleta casualmente prestada delante del portal de la institución, o cuando se pone sus patinetes para dar deportivamente algunas vueltas por los caminos asfaltados. Una mirada a su apartamento, que le ha cedido temporalmente una buena amiga que está haciendo algunos cursillos en Extremo Oriente, demuestra que vive como un estudiante muy normal. Allí, Francisco hace sus deberes en el ordenador, redacta sus trabajos, cocina (pasta, filetes empanados, guisos de pollo)y ve la tele o un vídeo por las noches.

‘Me he criado con el idioma español’
A Francisco le gusta hablar sobre sus planes profesionales para el futuro, pero tampoco elude preguntas sobre su vida privada.

Más sobre: