El motociclismo da el adios definitivo al joven piloto Daijiro Kato

El mundo del deporte se ha puesto hoy de luto con el triste fallecimiento del joven piloto japonés Daijiro Kato.

Kato que permanecía en estado de coma desde el pasado domingo 6 de abril tenía escasas posibilidades de sobrevivir y, de haberlo logrado jamás habría vuelto a su pasión: el motociclismo, ya que las lesiones le habrían dejado tetraplégico de nariz para abajo. Tanto la organización del GP de Japón como Honda admiten que desconocen cuales fueron las causas que llevaron a Kato a perder el control de su Honda de 4T en la tercera vuelta del Gran Premio de Japón de MotoGP.

El joven piloto que estaba casado y tenía dos hijos, uno de tres años y una niña de 15 días, estaba considerado por todos sus rivales como un auténtico super clase y era la esperanza de Honda para conseguir su anhelado primer campeón japonés de la clase reina del motociclismo mundial.

Daijiro ya había dado muestras de sus incuestionables condiciones para el motociclimo cuando con tan sólo 20 años (en 1996) subió al podio de 250 cc en Suzuka con una Honda prestada y en 2001 cuando conquistó el título de dos y medio al sumar más puntos que ningún otro piloto en la historia y tras ganar 11 de los 16 grandes premios disputados.

El piloto español Ángel Nieto ha dicho de él que era, sin lugar a dudas, el mejor piloto japonés que había visto en su vida. Estaba claro que iba para figura y que hubiese podido ser el primer campeón del mundo japonés de Moto GP pero la fatalidad ha robado a Kato la oportunidad de demostrar hasta dónde podía llegar y ha truncado la vida de un joven prometedor.

Más sobre

Regístrate para comentar