Mónica Pont, en su maravillosa masía del Ampurdán

Desde hace ocho meses, tiempo que ya ha transcurrido desde su boda con el empresario Javier Sagrera, Mónica Pont vive con su marido en su bella masía del Ampurdán, rodeada por la Naturaleza, sus perros y «Baby »,el caballo que le ha regalado su esposo:«Es un ejemplar de la raza "cuarto de milla " que desciende de las cuadras de John Wayne »,cuenta Mónica.«La Pagesa » es el nombre de este lugar y es aquí donde la actriz ha posado cuando faltan pocos días para que estrene en Madrid su nuevo trabajo teatral, titulado «La llamada de Lauren ».

—¿Te has acostumbrado a vivir aquí ,Mónica? A lo mejor eres una chica de ciudad y no de campo.
—Soy una chica que nació en un pueblo de los alrededores de Barcelona, pero que siendo muy pequeña se fue a vivir a esa ciudad. Luego me trasladé a Madrid. He estado viviendo en grandes lugares porque, claro, he estado viajando mucho tiempo cuando trabajaba en la moda. De todas formas, siempre que podía me escapaba campo. Por eso no se me está haciendo extraño vivir en el Ampurdán. Además, cuando estaba en Madrid, residía en las afueras, en Aravaca.
—Aravaca no es lo mismo que el Ampurdán.
—Para nada.
—Y también imagino que tu casa no sería una masía como ésta. —No, no. Tampoco.
—Tu trabajo de actriz te va a llevar fuera de la Costa Brava. Tendrás que compaginarlo.
—Sí,porque todo mi trabajo está entre Madrid y Barcelona. Pero cuando no esté trabajando, me quedaré en mi casa con mi marido, lógicamente. Y al llegar la temporada teatral, como sucede ahora, me alojo en un hotel porque al venirme a vivir al Ampurdán dejé todo y vendí mi casa. Por tanto, tengo que vivir en un hotel.
—Que no en un hostal...«Royal Manzanares».
—(Risas.)Para nada. Además, Javier y yo estamos combinados en el sentido de que, cuando yo tengo trabajo en Madrid, él se viene conmigo, y si no, yo estoy ayudándole en el hotel.
—Los clientes estarán encantados con una gobernanta como tú.
—La verdad es que, más que ayudar, lo que hago es incordiar.

Más sobre: