Veruska Ramírez, espectacular con diseños de Yves Saint Laurent y Gucci

La venezolana Veruska Ramírez, primera dama de honor de «Miss Universo 1998», tiene un cuerpo de vértigo y unos ojos atractivamente felinos. Veruska Ramírez, proclamada en su día «Mejor Cuerpo» de la historia del citado certamen, es una muy cotizada modelo que, a la vez, ha triunfado como presentadora en Univisión, la famosa cadena de la televisión hispana en Estados Unidos. Veruska Ramírez viene hoy a nuestras páginas luciendo diseños de Tom Ford para Yves Saint Laurent y Gucci.

La historia de Veruska es la de una joven que vivió una dramática infancia. Sin embargo, afirma: «No miro hacia atrás con rencor. Prefiero hacerlo hacia delante. Y, en realidad, lo hago con tesón y con optimismo». Su madre biológica, Marlene, viuda con un hijo de dos años, se enamoró un día de un italiano casado y de esa relación nació la modelo. Cuando Veruska tenía nueve años, la madre abandona el hogar y culpa a su hija de la ruptura de la pareja..., porque el padre rechaza a la pequeña, quien, para poder sobrevivir, tiene que pedir pan y leche a los vecinos.

Un día aparece en la vida de Veruska una mujer, Ludmila, que la acoge. Es su nueva «mami». Sin embargo, los hijos de esa mujer no la aceptan, y Veruska es llevada a un internado del que salía cada quince días. Un día, Ludmila se va a Colombia, su país, y, de pronto, aparece de nuevo en su vida Marlene, la madre biológica, que, sin embargo, la vuelve a abandonar dejándola en un orfanato.
—En ese momento conozco a Gladys, mi tercera «mami», una profesora del orfanato, que me da techo y comida hasta que cumplo diecisiete años. En esa época, además de estudiar, hago todo tipo de trabajos: limpieza, carpintería, albañilería y termino trabajando en la carnicería de mi madre, aunque mis hermanastros me desprecian, me ven como una bastarda y se ríen de mí porque digo que quiero ser modelo.

Más sobre: