Jesulín de Ubrique viajó a Madrid para seguir la operación de su hija Andrea

Andrea Janeiro se recupera perfectamente de la intervención de vegetaciones a la que fue sometida el pasado jueves 10 de abril. La niña abandonó la madrileña clínica de San Camilo sólo tres horas después de haber ingresado. Adormilada en brazos de su madre, Belén Esteban, la pequeña parecía ajena a todo el revuelo de medios comunicación formado a su alrededor y descansaba tranquila sobre el hombro de su madre.

A la salida de la clínica, Belén,acompañada en todo momento por su madre, Carmen,aseguraba:
—Todo ha salido perfecto y la niña se encuentra bien, aunque cansada.
Belén y su hija entraron rápidamente en el coche del abuelo materno para dirigirse a su domicilio madrileño. Por su parte, Jesulín de Ubrique se desplazó hasta Madrid para estar presente durante la operación de su hija. El torero no coincidió con Belén a la salida, ya que abandonó el hospital por otra puerta. Junto al torero también se desplazaron hasta la clínica la abuela paterna de la niña, Carmen Bazán,y el tío, Humberto Janeiro.

Más sobre: