Cuando David Beckham era un crío sólo tenía un sueño: jugar en el Manchester United. Su esfuerzo, constancia y ganas, además del talento innato para manejar el balón, le llevaron, en poco tiempo, a convertirse en la gran estrella que siempre había deseado ser y del equipo que tanto había admirado.
"Cuando era joven, él no quería ir a discotecas y a fiestas, sólo quería ir a jugar al fútbol", ha comentado su padre, Ted, en alguna ocasión. Y de esta manera, el ocho de julio de 1991, con tan sólo dieciséis años, David debutó en la liga inglesa con el United.

Su fuerza en el campo, su capacidad en los pases largos y su agudeza para hacer gol desde la distancia le valieron la admiración de los seguidores de su equipo, del que pronto se convirtió en capitán. Además, Beckham se convirtió en uno de los hombres más populares de Reino Unido al casarse con la ex Spice Victoria Adams, con la que lleva cuatro años de matrimonio y tiene dos hijos: Brooklyn y Romeo.

Más sobre

Regístrate para comentar