Entrevista exclusiva con Mar Flores que espera su segundo hijo

—¿Tu hijo Carlo lo sabe ya?
—Sí, lo sabe y le hace muchísima ilusión. El tiene hermanos por parte de su padre, pero continuamente estaba preguntándonos:«Cuándo voy a tener un hermanito ».
¿Familia numerosa?
—A ti, que tienes un niño, seguro que te gustaría que fuera niña,¿no? Claro que a Javier, en principio, le dará lo mismo, porque para él, niño o niña, es el primer hijo.
—Sinceramente, en el fondo nos da igual. Sobre todo porque tenemos la intención de formar una gran familia.
—Estás diciendo, entonces, que no será solamente éste.
—Exactamente, serán más. Esa es nuestra idea. Por eso digo que da igual niña que niño ahora.
—Pero seguro que pronto os entrará la curiosidad de saber el sexo del bebé.
—No. Lo que sí estoy muy impaciente es por cómo se va desarrollando el embarazo. Y, por otra parte me hace mucha ilusión poder compartirlo con mi hijo, Carlo (por supuesto, con Javier, mi marido, también),porque está en una edad muy apropiada para ello.
—Por otra parte, quizá, el quedarte embarazada una edad más madura sea para ti algo muy diferente,¿no?
—Totalmente.
—Y de nombres,¿qué? Habréis hablado ya algo: Sí es niña le pondremos este nombre; si es niño, este otro...
—Yo creo que, aunque pueda parecer a alguien un contrasentido, las cosas importantes en la vida hay que improvisarlas. Y ponerle nombre a un bebé es muy importante porque es para toda su vida. que creo que lo decidiremos en el último momento.
—¿Cómo llevas tu embarazo? Y, de paso,¿cómo fue el anterior?
—De momento, no estoy teniendo ningún problema, aunque, en un principio, quizá empecé a pensar que podía estar embarazada por ciertas molestias o malestar que sentía. Y el anterior, en el aspecto físico, fue muy bueno. Yo creo que las molestias que en determinados casos puedan producirse con un embarazo quedan siempre sobreabundantemente compensadas por la felicidad que sientes al saber que vas a tener un hijo.
Querer y admirar
—Mar,¿a una persona, además de quererle, crees que hay que admirarla?
—Creo que cuando hablas de amor debes partir ya de la base de que el amor comienza ya por la admiración de las personas que tienes enfrente. Al menos para mí.
—¿Qué admiras más de Javier?
—Son muchas cosas. Pero hay especialmente una que me desarma: yo intento, por ejemplo, tenerlo un poco como un rey. Pero resulta que él siempre se me adelanta.

Más sobre: