Jaime Ostos conoció a sus nietos tras haberse reconciliado con su hija Gabriela

El pueblo sevillano de Ecija, tierra natal de Jaime Ostos, fue el lugar del primer encuentro entre el torero y sus nietos Soledad y Víctor, hijos de su hija Gabriela,con la que se reconcilió hace escasas semanas tras más de diez años sin verse. El motivo de esa reunión fue el homenaje que la citada localidad quiso tributar a Ostos, el cual, a sus setenta y dos años, se puso nuevamente delante de un toro. El diestro compartió cartel esa tarde con José Ortega Cano, Morante de la Puebla, Vicente Barrera y el novillero José María Manzanares, hijo del torero del mismo nombre. Mari Ángeles Grajal,esposa de Ostos, también estuvo con la hija y los nietos de su marido, y todos juntos siguieron el espectáculo taurino sentados en una de las barreras del coso.

Ostos: ‘Estoy muy feliz’
—Si todo lo que hemos pasado ha servido para unir más a mi familia—comentó Ostos tras el festival —,lo doy por bueno.

Y añadió:
—Estoy muy feliz. La reunión ha sido muy agradable y natural. Después de la tempestad viene la calma. Me siento muy alegre por estar en mi pueblo, con toda mi familia y de nuevo en los ruedos. —¿Será al tuya una reconciliación definitiva con tu hija?
—Claro, pero ya no quiero hablar más del pasado. Agua pasada no mueve molino.
—¿Cómo has visto a tus nietos?
—Guapísimos. Son unos niños maravillosos. Ahora quiero ejercer de abuelo
Declaraciones de Gabriela
Por su parte, Gabriela declaró:
—Hemos estado todos juntos comiendo y nos sentimos muy contentos, muy felices. El hecho de estar todos juntos es algo muy importante. Todo se ha solucionado y espero que se sigan resolviendo muchas cosas. Lo importante es que mis hijos tienen un abuelo estupendo y todos vamos a disfrutar de eso. Gabriela comentó también que los niños habían estado con su abuelo mientras éste se vestía de corto.
—Han estado encantados —confirmó su madre.
Un reencuentro perfecto
Recordar que el enfrentamiento entre Ostos y su hija se había avivado durante el pasado mes de febrero, cuando Gabriela, nacida del primer matrimonio del diestro, con Consuelo Alcalá, se ofreció para hacerse unas pruebas de ADN en la demanda que Aurora Díaz Cano ha interpuesto al torero por la presunta paternidad de su hija Gisela.La reconciliación entre Ostos y su hija se produjo mientras Gabriela era entrevistada en el programa «Sabor a ti »,cuando el torero le dijo a su hija en directo:
—Te llamo para decirte que si quieres conocer a tu hermano Jacobo, que tiene dieciocho años y no conoces, yo te espero en mi casa y, además, te digo que tu hermano Jaime acaba de llamar desde Miami y ha dicho que cuando tú estés en casa te llamemos. Te estamos esperando. Un beso y hasta luego.

Más sobre: