El 'glamour' de Jesús Vázquez y Paulina Rubio en la gala de Miss España

Glamour, paz, amor y belleza fueron las palabras más repetidas por los presentadores de la semifinal Miss España 2003. Paulina Rubio, en la primera vez que ejercía de presentadora, y Jesús Vázquez derrocharon simpatía, naturalidad y buen hacer en la carpa creada especialmente para la ocasión en el complejo vacacional Marina d’Or, en Oropesa de Mar. Jesús comenzó la gala junto a Vania Millán, Miss España 2002, quien, con un espectacular vestido de noche, cedió su corona para que la guardaran hasta esta noche, cuando se elija a su sucesora.

Paulina salió al escenario a cantar pero tras una pausa publicitaria se unió a Jesús en la conducción de la gala. Hasta cuatro veces se cambió la cantante mexicana de atuendo durante la emisión televisiva y todos sus trajes crearon expectación entre los presentes. Para la actuación escogió un transparente vestido de encaje que dejaban ver un culotte y un top, todo en color negro. Minutos después, aparecía con un minivestido de estilo túnica en blanco con cinturón del mismo color. El tercer traje que lució fue un escotado vestido rosa palo conjuntado con sandalias marrones atadas a la pierna. Por último, despidió la gala con un vestido más sencillo que los primeros, con el largo a media pierna y discreto escote.

A la guapa mexicana le acompaña durante su estancia en Oropesa su novio, Ricardo Bofill, si bien la pareja apenas se ha dejado ver en público. Durante la gala, los presentadores no cesaron de referirse al glamour que un certamen de estas características tiene. La belleza de las candidatas, los elegantes trajes de gala, el estilo con el que desfilan y también el de ellos, con el que contribuyeron a realzar la velada.

Más sobre

Regístrate para comentar