Jesulín de Ubrique ya tiene un monumento en su pueblo natal

El diestro descubrió una estatua con su figura en Ubrique antes de torear para convecinos

Jesulín de Ubrique volvió a vestirse de luces en Ubrique, su pueblo natal, en la que es su segunda corrida tras la vuelta a los ruedos y brindó el toro a su hija, Andrea, de tres años, que desde las gradas recogió la montera que le tiró su padre. El diestro compartió cartel con Francisco Rivera Ordóñez y Morante de la Puebla en una tarde en la que se lidiaron toros de la ganadería de Badía Hermanos y en la que salió a hombros por la Puerta Grande.

Pero antes de dar comienzo el festejo taurino, los vecinos de Ubrique quisieron rendir de nuevo tributo al diestro. En esta ocasión, su pueblo natal homenajeó al torero con una estatua, que fue descubierta con gran emoción por Jesulín de Ubrique. Durante el actor Jesulín, que vestía traje oscuro, estuvo acompañado de su mujer,María José Campanario, quien dijo estar muy orgullosa de su marido, de su madre Carmen Bazán, que llevaba en brazos a su nieta, Andrea, sy hermana, Carmen Janeiro y su padre, Umberto, que acudió sólo a la cita.

La estatua, situada muy cerca de la plaza, donde minutos después daba comienzo la corrida de toros, muestra al torero en faena.

A la corrida acudieron su padre, Umberto Janeiro, que siguió la faena de su hijo desde la barrera, su madre, Carmen Bazán, que desde el tendido y con Andrea en brazos, animó a su hijo, vestido de azul y oro y que en esta ocasió toreó sin corsé, y su hermana, Carmen Janeiro, también en el tendido junto a unas amigas.

Tras la corrida, en la que Jesulín le brindó un toro a su hija, Andrea, la familia Janeiro se reunió con el torero y María José, que siguió la actuación de su marido desde casa, para cenar en compañía de unos amigos.

Más sobre

Regístrate para comentar