La familia Janeiro, reunida, en el homenaje a Jesulín en Ubrique

A pesar de la grave crisis que atraviesa la familia Janeiro, todos quisieron estar presentes en el acto de entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad de Ubrique a Jesulín. A principios de febrero de 2003, Carmen Bazán (madre del diestro), a través de las páginas de nuestra publicación, aseguró que su relación con Humberto Janeiro, padre de sus hijos y su marido durante más de treinta años, había finalizado. Sin embargo, y aun en plena tormenta familiar, los Janeiro han demostrado que priorizan el amor a los suyos a las batallas conyugales.

Medalla de Oro de la Ciudad de Ubrique
El pasado 26 de febrero, el Ayuntamiento de Ubrique informó a Jesulín de la concesión de este galardón. El pleno había decidido que el diestro merecía esta distinción no sólo por su trayectoria profesional sino por colaborar en la "proyección y conocimiento de la ciudad a nivel nacional e internacional".

El acto de entrega tuvo lugar el Día de Andalucía, 28 de febrero, a las doce en el convento de los Capuchinos de Ubrique. La sorpresa surgió cuando los medios congregados vieron cómo acudían al lugar de entrega, los padres del diestro. Habían dejado atrás sus discrepancias para acompañar a su hijo en un acto emotivo, en el que se multiplicaron los halagos a Jesulín. El consistorio de Ubrique quiso resaltar que el torero había difundido el nombre de su localidad por los cosos taurinos más afamados del mundo entero. Y no perdieron la oportunidad de felicitarle efusivamente por su próxima reaparición en las plazas, el 8 de marzo en Olivenza (Badajoz), tras una larga y penosa convalecencia fruto de un accidente de tráfico.

Un año lleno de novedades
El 2003 ha amanecido para el torero lleno de noticias de muy distinto signo. A la tristeza por la separación de sus padres, se une la felicidad absoluta por el nacimiento de una hija, a finales de abril, fruto de su matrimonio con María José Campanario. Y en los entreactos, Jesulín de Ubrique ha decidido reaparecer para, como declaró en nuestra revista: "Creo que Dios me ha dado la oportunidad de estar delante de un toro. Además, si tengo que decir adiós a mi profesión, lo quiero hacer con todos los honores, no a causa de un accidente de tráfico".

Más sobre

Regístrate para comentar