Antonio Hidalgo y Vanesa Romero: "Queremos casarnos este mismo año"

La pareja ha pasado unos románticos días en Lanzarote, la isla que visitaron juntos por primera vez hace dos años, cuando se conocieron

—¿Y tú, Vanesa?
—Es que Vanesa— añade Antonio— tiene pocas cosas que corregir, porque se entrega absolutamente. Muchas veces excesivamente, porque está tan preocupada de la relación y de la otra persona que se olvida de ella.
—¿Por qué habéis elegido Lanzarote?
—Porque éste fue el destino de nuestro primer viaje juntos. Cuando nos conocimos, hicimos una escapadita a esta isla. Los dos somos muy de playa y de sol, y cada vez que podemos viajar, lo hacemos siempre buscando el sol. Y qué mejor que Lanzarote para estar seguros de encontrarlo. Aparte de los buenos recuerdos que para nosotros tiene esta isla.
—Vanesa, ¿no le dejas viajar solo porque eres acaso celosa y no te fías mucho de él?
—Hay de todo— sonríe—. No voy a negar que un poco celosa sí que soy. Pero sobre todo viajamos juntos porque me gusta, aprendo mucho de él, de cómo se comporta, y para que a la vez se sienta más arropado. Tengo la sensación de que, si yo estoy a su lado, él está más tranquilo.
—Y porque me controla— bromea Antonio, añadiendo—: La verdad es que en ese sentido me he ganado su confianza con mi comportamiento.
—¿A ti te gusta que sea celosa?
—Me gusta. Pero reconozco que hay veces que se pasa. Yo soy el que debería ser el celoso, por lo guapa que es, y no lo soy.
—Es porque— añade Vanesa— yo lo paso tan mal que no quiero que él le dé vueltas a la cabeza, porque se pasa fatal.
—¿Qué crees que quiere saber de Antonio Hidalgo la gente y nunca le han preguntado? —Nunca he sido muy amigo de conceder entrevistas. A mí, de mi trabajo me divierte lo que hago ante la cámara. Si hago un reportaje es por respeto a la gente que me sigue y puede tener cierta curiosidad. En cuanto a la pregunta, quiero decir que yo nunca he ocultado nada. He dicho cómo es mi vida, que tengo un hijo, que estoy divorciado e incluso he sacado a mi madre en la tele. Ya más, imposible...Pero creo que la gente tiene curiosidad por saber si me he peleado con Ana Rosa.
—¿Y te has peleado?
—Quizá haya sorprendido mi salida del programa y pueden pensar que ha habido algo con Ana Rosa. Y nada más lejos de la realidad. Simplemente, mi salida del programa ha respondido a una necesidad mía de un cambio. Ana Rosa y yo mantenemos la amistad. La verdad es que yo pensé que se había cerrado un círculo profesional, y eso es todo.
—¿Hay un defecto en una pareja tan perfecta como parece ser la vuestra?
—A lo mejor, que a veces nos cuesta acoplar dos generaciones distintas. Hay cosas que al uno le cuesta entender del otro, porque hemos vivido los dos un cambio de generaciones, aunque no existe una gran diferencia de edad.

Más sobre: