Antonio Hidalgo y Vanesa Romero: "Queremos casarnos este mismo año"

Han pasado unos días en Lanzarote, la isla que visitaron juntos por primera vez hace dos años, cuando se conocieron

—¿Has madurado como presentador en estos meses en que has estado esperando encontrar tu hueco?
—Sí, sobre todo, lo que he visto es el ángulo más duro del mundo de la televisión. Hasta ahora había vivido en un mundo de color rosa, y al salir del programa de Ana Rosa, le estoy viendo la otra cara, la más difícil, la más inestable, y creo que esto también te da mucha experiencia para saber qué es lo que quieres y lo que no quieres.
—¿Os gustaría trabajar juntos?
—A mí, sí —añade, sin dudar un instante, Vanesa.
—A mí,no —asegura Antonio Hidalgo —,por una sencilla razón: creo que trabar juntos perjudicaría mi relación con ella. Prefiero que Vanesa me siga queriendo. Sé que no lo iba a poder evitar y acabaría más como padre con ella que como compañero, y esto le haría el trabajo bastante duro. No sé si me podría comportar con ella como un simple compañero de trabajo, dejando a un lado nuestra relación sentimental.
—¿Sois muy críticos el uno con el trabajo del otro?
—Sí. Los dos lo somos y le daría mucho la vara a ella. Trabajando a su lado la tendría mediatizada. Me preocupo mucho por ella y trato de ayudarla siempre y le corrijo cosas que a mí me parece que están equivocadas y le doy consejos. Pero si esto lo hiciéramos todos los días, creo que Vanesa acabaría odiándome.
—Sin embargo —añade Vanesa —, para mí, trabajar a su lado me da mucha seguridad. Cuando le miro, yo ya sé por dónde va a salir y me siento arropada. Sí que me gustaría trabajar con él.
—Es cierto que me conoce mucho— añade Antonio —, pero yo creo que si trabajara con ella estaría más cortada y estaría pensando qué opino yo, y pendiente de cómo la mirara, y eso iría en perjuicio de su espontaneidad.
—¿Y vuestro proyecto de matrimonio es a corto plazo?, ¿habéis tomado una decisión en firme?
—Compartimos nuestras vidas absolutamente al ciento por ciento y a los dos nos hace mucha ilusión casarnos. Vivimos juntos desde hace dos años y lo compartimos todo. A nivel familiar, Vanesa está muy encajada en mi familia y yo en la suya, hay un trato magnífico. Vanesa y mi hijo, Antonio, se quieren muchísimo, y sólo nos queda rematar la faena y poner la guinda al pastel casándonos, algo que no va a cambiar las cosas mucho, pero que a los dos nos hace ilusión.

Más sobre: