Rafa Camino y su esposa, Natalia, esperan su primer hijo

Ya han pasado más de dos años desde que su boda en la catedral de Oviedo, sobre la que en su día informábamos en exclusiva, se convirtiera en uno de los acontecimientos sociales del Principado. Rafa Camino y su esposa, Natalia Alvarez, son un joven matrimonio, unido y feliz, que van a ser padres por primera vez. El nacimiento de su hijo está previsto para el próximo mes de octubre. Una fecha que va a coincidir con el adiós a los toros del diestro, después de dieciocho años en su profesión (dieciséis como matador y dos de novillero). Un año, por tanto, que se presenta lleno de acontecimientos para Rafa y Natalia. Tras posar para este reportaje, la popular pareja emprendía viaje a Asturias.

Querían dar la noticia del embarazo a los abuelos maternos. Aún no sabían nada. Sí los paternos, María Angeles Sanz y el torero Paco Camino, los cuales, como todos en la familia, también se han alegrado mucho con la noticia. Pronto tendrá el torero que pasear por última vez su capote por esas plazas de España. También irá a América: quiere despedirse de su público mexicano. Pero mientras ese momento llega, Natalia y Rafa muestran su sentir ante la llegada de ese bebé.

—Bueno, ¿es un niño buscado, deseado?
—Un niño muy esperado y muy deseado desde que nos casamos.
—Natalia, ¿recuerdas el momento en que supiste que estabas embarazada?
—Rafa no estaba en ese momento. Me enteré pues como casi todas las mujeres, con uno de esos test que compras en la farmacia. Luego, cuando vino Rafa, se lo comenté y también se puso muy contento. Le hizo muchísima ilusión. Más tarde fuimos al ginecólogo y ya nos confirmó la noticia.
—¿De cuánto estás, Natalia?
—De seis semanas.
—Rafa, ¿qué pasó por tu cabeza nada más enterarte de que ibas a ser padre?
—Me dio mucha alegría.
—Al principio estás como si no te lo creyeras— interviene Natalia.
—Sí, es como un «shock» —añade el torero—. Natalia se hizo el test un viernes y nos fuimos de viaje a Andalucía, pero sin decir nada a nadie hasta que el lunes hubiéramos ido al médico. Después, una vez que nos lo confirmó…; pues, como te decía, encantados. Será para primeros de octubre.
—Natalia, ¿eres consciente del cambio que va a suponer la maternidad en vuestras vidas?
—Eso dicen —comenta Rafa —; pero como nunca hemos sido padres…
—Pero bueno —dice Natalia —, como la vida que Rafa y yo llevamos desde que nos casamos es muy familiar, ya que tampoco salimos tanto como antes ni nada de eso, no será un cambio tan grande.

Más sobre: