Beckham quería regalar a su mujer por San Valentín un diamante que pertenece a Liz Taylor

David Beckham estaba decidido a obsequiar a su esposa, Victoria, con un regalo de San Valentín único e inolvidable: el diamante Krupp. El futbolista llegó a ofrecer más de tres millones de euros por hacerse con tan exclusiva joya sin embargo David Beckham no contó con que su propietaria, Liz Taylor, no quería desprenderse de tan valiosa alhaja.

Al parecer, Beckham se puso personalmente en contacto con la actriz para intentar convencerla de que le vendiera el solitario y así entregárselo a Victoria el Día de los Enamorados pero para Liz el anillo tiene un doble significado. Por un lado es una pieza única, y ella que es una gran amante de las joyas lo sabe, y, por otro, fue un regalo que Richard Burton, con el que se casó en dos ocasiones, le hizo en 1964.

El diamante Krupp, según Liz Taylor
2002-12-30,lizjoyas Elizabeth Taylor: My love affair with jewelry (Elizabeth Taylor: Mi pasión por las Joyas, la estrella de Hollywood se refería así al diamante Krupp, de treinta y tres quilates: "Esta notable piedra preciosa se llama diamante Krupp porque había pertenecido a Vera Krupp, de la famosa familia propietaria de empresas de municiones, que durante el nazismo tuvo una actitud hostil hacia los judíos. Cuando salió a subasta a finales de los años sesenta, pensé cuán perfecto sería si una bonita chica judía como yo poseyera la joya.

Cuando la miro, las profundas tallas Asscher —que son tan perfectas y tan magníficas— son como pasos que llevan a la eternidad y más allá. Mi anillo me da el sentimiento más fuerte de la belleza. Con sus resplandores de rojo y blanco y azul y púrpura, etcétera, es una especie de murmullos con su propia vida beatífica. El Krupp me dice: ‘Quiero compartir contigo mi química y mi magia’"

Más sobre: