Terelu Campos: 'En mi separación no ha habido ninguna tercera persona'

La presentadora Terelu Campos confirmó primero en el programa que presenta su madre, María Teresa Campos, y después en el que ella misma conduce, Con T de tarde, su separación matrimonial de Alejandro Rubio, tras cuatro años de matrimonio.

Fue primero su madre, quien en el inicio de su espacio televisivo, Día a día, comentaba la noticia que aparecía en la portada de la revista ¡HOLA!. María Teresa, visiblemente emocionada, cedió el uso de la palabra a una de sus colaboradoras a la hora de leer el titular de la revista en el que se hacía referencia a su hija. Inmediatamente, debido quizás a la emoción que sentía, se dio paso a publicidad y minutos después, la gran periodista, con gran entereza, retomaba con toda la normalidad que le era posible y haciendo gala de su profesionalidad, la conducción de su programa.

Minutos después, madre e hija se sentaban frente a frente como hacen todos los jueves en La visita de Terelu Campos, el espacio que Terelu tiene en el programa de Teresa. Y allí, aprovechó para explicar por vez primera los motivos de su ruptura que había confirmado horas antes con un comunicado firmado por ella y su todavía marido.

María Teresa le preguntó: "¿Por qué te has separado?" y Terelu le respondió:
"Hay veces que la convivencia no es fácil, todo el mundo lo dice y no es un tópico y Alejandro tiene su carácter y yo tengo el mío y quizás ahí pueda haber momentos de una incompatibilidad, se llegan a tener más roces de lo que uno quisiera. Ante una situación así, nosotros nos planteamos que tenemos una hija que es lo más importante que tenemos".

Luego añadía: "Ante eso queremos que nuestra hija viva, crezca en el cariño, en la amabilidad. Y cuando por circunstancias esa convivencia no es así pues hay que tomar esa decisión para todos los que especulan. No ha habido ninguna tercera persona y yo creo que es más fácil aunque sea más dolorosa, por un lado, una separación con terceras personas porque aquí es cuando se dice. Oye que no hay nada que hacer y es una decisión absolutamente madurada y meditada".

Más sobre: