Raquel Mosquera recupera la ilusión y cambia de imagen

Raquel Mosquera ha vivido los dos últimos años la época más infeliz de su vida. Desde que el 27 de enero de 2001 falleciera su amado esposo, Pedro Carrasco, la joven ha tenido que aprender a vivir sin el hombre al que más ha amado. Han sido momentos muy duros que ella reconoce haber afrontado gracias al amor de sus familiares y amigos y el día a día en la peluquería que posee en Majadahonda.

Ahora, dos años después, se ve en Raquel a una mujer renovada. Su aspecto ha mejorado notablemente gracias al intenso régimen que ha seguido y también a algunas operaciones de cirugía estética. Al parecer, Raquel padecía ciertos problemas en el tabique nasal que le impedían respirar con normalidad por lo que el pasado año se operó la nariz. Más recientemente, y según ha afirmado por consejo médico, redujo el tamaño de sus senos porque le causaba problemas de espalda.

Pero ante todo el cambio de Raquel se nota en su sonrisa. Raquel ha recuperado la energía que siempre le caracterizó, vuelva a sonreír y tiene la vitalidad suficiente para enfrentarse a un nuevo reto profesional: una colaboración en el programa de televisión A tu lado, que presentan Emma García y Félix Álvarez en Tele 5.

Con el pelo corto, rubio y un gran aspecto físico, Raquel aconsejará a las espectadoras que le deseen sobre la imagen que más les favorece. Ella asegura: "Estoy muy contenta porque empiezo en esto cuando yo lo llevo mejor. Tengo muchas ganas". Reconoce que hasta hace poco apenas cuidaba su aspecto físico: "Fue cuando afronté la muerte de mi marido cuando empecé a cuidarme".

"Soy una luchadora. Al afrontar la pérdida de mi marido -continúa Raquel- pensé en lo que le gustaría a Pedro principalmente y me respondí que yo esté bien y todo lo que he hecho es ir al médico y mirarme de arriba abajo y hacer todo lo que me aconsejaron para estar bien". Su nueva vida incluye también una nueva casa. Un precioso chalet en la sierra madrileña del que dice: "Estoy deseando tener mi hogar. Si Dios quiere, me gustaría irme en marzo, pero con eso nunca se sabe. Me hace ilusión la vida en el campo".

Más sobre: